Yunier García bromea con “Magdalena la Pelúa” y le pide matrimonio

0 4.824

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

- Publicidad -

La actriz cubana Judith González, conocida por su divertido personaje Magdalena la Pelúa, se mostró muy feliz por tener la oportunidad de conocer a Yunier García Duarte, el joven que llegó como polizón a Miami oculto en la bodega de un avión.

Judith pudo compartir con Yunier en el show del presentador José Carlucho en UniVista TV y comentó que se sentía muy alegre porque finalmente le concedieron el asilo político y a partir de ahora va a poder disfrutar de la libertad en Estados Unidos.

Foto: UniVista TV

- Publicidad -

La actriz dijo también que para ella fue muy emocionante escuchar su historia y abrazarlo porque considera que lo que hizo el joven fue un acto de valentía extrema ya que puso en riesgo su vida por alcanzar sus sueños.

“Cada cubano que ame y busque la libertad es digno de admirar, fue un placer conocerte Yunier García, escuchar tu historia, llorar con ella y abrazarte. Te la ganaste mi cubano Bienvenido a los Estados Unidos”, escribió la actriz.

- Publicidad -

Magdalena no pudo contener las lágrimas cuando entró al estudio y lo vio sentado ahí porque siente mucha admiración por el joven, pero también se sintió muy triste al ver lo que tuvo que hacer para salir de Cuba.

González le deseó lo mejor del mundo a Yunier y le dijo que no se preocupara que iba a poder salir adelante en Estados Unidos porque estaba en un país lleno de oportunidades para personas emprendedoras.

Foto: Univista TV

Al final del show Duarte sorprendió a Magdalena La Pelúa y le pidió matrimonio en broma delante de todos, algo que hizo reír a la actriz y también al público que disfrutó de la entrevista.

Durante la entrevista con Carlucho, el joven contó que esperó a que todo el mundo saliera de la pista del Aeropuerto Internacional José Martí de La Habana y aprovechó para esconderse en la bodega del avión.

“Esta idea nace en el momento, las ganas de salir siempre estuvieron, pero era una manera muy complicada. Vi como una luz y dije si no es hoy, no es nunca. Estábamos trabajando en el avión, llegaron dos vuelos al mismo tiempo y eran las 9:30 de la noche, ya no iban a llegar más vuelos, yo jugué con esas probabilidades”, declaró.

Para Yunier lo peor de todo fue el tiempo que tardó la aeronave en despegar, pues pensaba que lo habían descubierto y que las autoridades de la isla iban a abrir el compartimento de un momento a otro para llevárselo detenido.

Foto: Univista TV

Una vez que el avión aterrizó en Miami, el cubano salió de la aeronave y asustó a todos los operarios del aeropuerto, pero varios cubanos le aconsejaron que se quedara tranquilo y que no escapara.

“La idea mía era entregarme y tratar de luchar el asilo, pero recordé que la bodega venía vacía y pensé que no la abrían. Peor afortunadamente alguien la abrió y cuando me vio cayó para atrás, le pregunté si entendía español y me dijo claro si yo soy cubano igual que tú. Me recomendó que no corriera porque las autoridades me podían disparar”, expresó.

El cubano tuvo la oportunidad de hablar con su madre y comentó que lo que más extrañaba era a su pequeña hija.

- Publicidad -

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Translate »