Un día cubano… en la isla

BobNoah / Shutterstock.com
0 247

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

- Publicidad -

6 y 30 de la mañana. La nación esta despierta. Desde antes de las 5 de la madrugada ya anda el país con sus “ajetreos”.

Es cualquier día de la semana y comienza el moderado tráfico a contaminarlo todo. Se desborda una inmensidad de panaderos con sus carros metálicos, sobre los cuales golpean para darse un poco de marketing. Unos acuden a sus ofertas, otros prefieren irse a una de las colas más famosas del país, la cola del pan.

Camino al trabajo, o a la escuela, el calor va haciendo de las suyas y el sol deshace todo buen maquillaje, desvanece las colonias, consume la risa de frescura que había al salir de casa.

photosounds / Shutterstock.com

Un día cubano tiene sus matices más reales en 8 horas de trabajo. Con suerte, o con astucia, el escapista nacional logra descontar un par de horas en el medio día. Y a las tiendas se va… para almorzarse las vidrieras, las ofertas nuevas, los carteles. Luego basta una merienda ligera, porque ya fueron saciados los sentidos del caminante.

Pere Rubi / Shutterstock.com

La tarde transcurre lenta y se endulza con pasteles o refrescos que llegan por medio de vendedores ambulantes. Termina la jornada laboral y comienza otra, la del regreso a casa y sus faenas domésticas.

- Publicidad -

Las calles se llenan con las propuestas musicales de la radio. Los niños juegan vestidos de uniforme. Las madres gritan para que, por favor, se vayan a cambiar, porque es la misma ropa del próximo día.

Joseph Sohm / Shutterstock.com

La tarde noche en Cuba tiene muchas formas de existir. Puede ser nostálgica, o callada, o tal vez llena de aves que vuelan sobre las casas de ciudades y pueblos para regresar a sus árboles de descanso. Desde cada hogar salen olores a cebolla, ajo, comino… a arroz y frijoles también.

rmnoa357 / Shutterstock.com

Dramatizan las telenovelas sacando expresiones a coro en todo el país, cuando la noche va avanzando y los vendedores de maní protagonizan el comercio popular. El tráfico va aplacándose poco a poco, hasta dejar vía libre solo a las patrullas.

nesrin ozdemir / Shutterstock.com

En Cuba se duerme temprano, o muy tarde, pero siempre se duerme profundo, porque el día se acaba y es como entrenamiento de vida. Sobre las almohadas caribeñas descansan los que mañana volverán a despertar, respirando el oxigeno gratis de la isla… la isla más hermosa que ojos humanos hayan visto.

- Publicidad -

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Translate »