TOP 5 Muñequitos Cubanos

0 265

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

- Publicidad -

Y reían los niños a carcajadas delante del televisor cuando una le dijo a la otra: “Mientes rata inmunda”.

Está grabado en la mente de millones, porque a la verdad, los dibujos animados, o como le llama el cubano, “los muñequitos”, son un recuerdo nacional.

Te amo Cuba apuesta por la nostalgia de las producciones infantiles que nos hicieron reír y que inscribieron sus frases en el habla popular. Proponemos nuestros apuntes… comparte en comentarios los tuyos… ¿te atreves?

Guaso y Carburo:

Abren el top 5 porque a pesar de su factura bastante rústica venían a la tele con una buena carga de enseñanzas y acción. Los niños, para nada ingenuos, siempre se preguntaban con intriga: ¿Por qué si son dos perros, Carburo no habla también, como lo hace Guaso? Hasta hoy sigue el misterio de aquellos entretenidos muñequitos, que hicieron las aventuras de la imaginación, con creces.

Tía Chuncha:

Para hablar de la Tía Chuncha hay que citar varias características a lo cubano: pizpireta, fiestera, bullanguera, sábelo todo, “echá pa’ lante” y más. Este es uno de los personajes animados más trascendentales de la TV cubana. No hay aventura de la vida real que lleve a cabo alguna de nuestras ancianas que no reciba la medalla de ser comparada con la tía chuncha. Ese gritico de “Alabaoooo” fue el sello que tanto hizo reír a grandes y chicos.

Matojo:

- Publicidad -

“Matojo” todavía está haciendo travesuras junto a sus amigos, Igor, Ivan, Patricia y el perro Lucas. Todos recordamos episodio como en el que Matojo no quería aprender a nadar, por puro miedo, y varias escenas demostraban lo importante de esta actividad deportiva. Te digo más, por si no lo sabías… fue muy demandado en Cuba por los años 80, un juego de títeres de mano inspirados en estos personajes.

Cecilín y Coti:

Un niño de piel morena y una cotorra muy vivaz y parlanchina, eran causantes de alborotos en casa. “Cecilín y Coti” fueron dibujos animados basados en la instrucción de valores como la valentía, la sinceridad, la amistad entre otros. La frase más recordada de uno de los episodios fue: “que pescado más flaquito”, utilizado de manera popular y hasta en el cine cubano.

Elpidio Valdés:

Lo canta el mismísimo Carlos Varela… “No tengo Super Man, tengo a Elpidio Valdés”. Y lo tuvieron muchos, es más, aún lo tienen, porque ese criollo montando a Palmiche al galope es un símbolo muy nostálgico de infancia cubana. “Hasta la vista compay” era la despedida para esperar más en otro episodio cargado de acción y mucha risa, porque Elpidio, como buen insurrecto, sí que hizo correr a los españoles.

Para cualquier niño con suficiente corazón y una imaginación llena de maravillas la tanda de dibujos animados es vivir en sueño. Todavía peinando canas, el infante que se quedó dentro del pecho, salta en los recuerdos de los eternos muñequitos.

- Publicidad -

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Translate »