Se permuta

Jekurantodistaja / Shutterstock.com
0 202

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

- Publicidad -

En Cuba lo de permutar es algo normal, aunque antes se hacía de forma medio ilícita, y digo medio, porque a veces no mediaban documentos, solo voluntad. Por eso en un tiempo llovieron las permutas que viraron para atrás por temas de legalidad.

Hoy en día ya se hace libremente con papeles y todo, pero alrededor del tema surgen un montón de situaciones y dudas. Primero está el tema del corredor de permutas, ese “trabajador social” que se encarga de buscar opciones por ti. Claro que también se lleva buena tajada del pastel si hay dinero de por medio. Sus servicios no son gratis y además el solo se adjudica las comisiones.

El otro asunto es el del vuelto. Obvio no me refiero al menudo que recibes luego comprar un pan con croqueta, cuando hablamos de vuelto, eso implica miles de CUC (divisa cubana) o efectos electrodomésticos de alto valor.

La recompensa puede obedecer a condiciones de la vivienda, a ubicación o capricho del dueño. Vaya usted saber si la casa tiene algún valor sentimental o de otro tipo. Lo que si constituye un hecho es que en el tema de las permutas nada es fácil.

Después de sortear los obstáculos antes referidos, viene el tema de la indecisión, después de tanto tiempo en el proceso ya ni siquiera recuerdas por qué querías mudarte del barrio.

- Publicidad -

- Publicidad -

Luego, el corre corre de papeles, levantarte temprano para coger numerito en la cola del bufete o la notaría, y por ahí para allá el mundo y más. Solo hacer el cuento agota.

Finalmente llega el día de mover los trastos, y cuando organizaste todo, te das cuenta de que dejaste algo regado en la antigua casa. A correr antes de que “desaparezca”, eso, si no desapareció ya desde el mismo momento en salió el camión con la mudanza.

Albin Hillert / Shutterstock.com

Concretada la permuta comienza entonces la etapa de adaptación al nuevo lugar, cosa que para el cubano es fácil. En pocos días ya está instaladísimo con ayuda de los nuevos vecinos. Eso, hasta que alguien se le ocurra poner un cartel en la puerta que diga “SE PERMUTA”.

- Publicidad -

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Translate »