San José del Lago: oasis natural y medicinal en Cuba

Foto: ACN
0 115

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

- Publicidad -

La naturaleza en Cuba tiene su magia particular, un verdor único, un paisaje que la distingue del resto del mundo. Si deseas hacer turismo al natural, en la isla encontrarás múltiples opciones para hacer de tu estancia algo simplemente espectacular.

Uno de los sitios que pueden darte la posibilidad, es San José del Lago, ubicado en el poblado de Mayajigua, Sancti Spíritus, al centro de la nación caribeña.

Entre los atractivos del lugar se encuentra el lago cristalino que destaca por sus aguas termales con probadas propiedades curativas y medicinales.

Foto: ACN

Cuenta con una villa de alojamiento rústica pero confortable, ideal para las personas que buscan intimidad y un período de relajación.

Foto: ACN

Además ofrecen a los visitantes servicios de restaurante especializado, para degustar comida cubana e internacional.

En sus instalaciones podrás disfrutar de piscinas, sala de juegos, centro nocturno y gimnasio. Asimismo los turistas tendrán a su disposición varios lagos para nadar y pasear en bote, sumado a las piscinas medicinales, aguas termales minero-medicinales y tratamientos de medicina tradicional, acupuntura, digitopuntura, fangoterapia y consultas de psicología, que permiten mejorar la calidad de vida. Algo así como un spa gigante rodeado de ambiente fresco y natural.

Las temperaturas de las aguas permanecen igual todo el año, lo cual ofrece facilidades para disfrutar del sitio en cualquier tiempo. La zona ha probado su efectividad en personas con patologías nerviosas musculares y de la piel.

- Publicidad -

Entre otras opciones brinda a sus visitantes un programa de ecoturismo variado que incluye paseos históricos, senderismo, almuerzo campestre, un tour que para ver de cerca el proceso de elaboración del azúcar cubana y muchas más oportunidades de conocer la zona.

Cuentan los ancestros que la villa pertenecía a Don Luis Miguel de Rojas Loyola, propietario adinerado que supo de la existencia de los manantiales por boca de los esclavos, quienes a menudo se bañaban en las tibias aguas para aliviar el dolor corporal del trabajo y los castigos crueles del mayoral. Asombrosamente las heridas sanaban con extraordinaria rapidez y se creó el mito que hoy envuelve a San José del Lago. Una promesa de aguas milagrosas al centro de Cuba.

Foto: ACN
Foto: ACN
Foto: ACN
Foto: ACN
Foto: ACN
Foto: ACN
Foto: ACN

- Publicidad -

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Translate »