Relación a distancia: La Historia de Marlen

shutterstock.com
0 397

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

- Publicidad -

Cuando comenzó el noviazgo con Aniel, Marlen nunca pensó que se separarían tan rápido. No terminaron la relación pero la distancia los puso lejos demasiado pronto.

Se conocían desde siempre, eran compañeros de trabajo y lo pasaban bien juntos. Cada cual tenía su pareja, por eso constituía una idea impensable ser algo más que amigos.

Con el tiempo las chispas brotaron fuertes, como esas cosas inevitables que pasan aunque una no quiera. Terminaron los compromisos por cada parte y dio inicio a la historia de amor que ambos habían esperado toda la vida.

No sé si afortunada o desgraciadamente, la historia de amor se vio interrumpida por el inminente viaje de Aniel a Miami para reunirse con su familia. Fue ahí donde empezaron los avatares de la relación a distancia.

Marlen tenía acceso a Internet en el trabajo, así que la comunicación no fue tan difícil, pero los años de espera si lo fueron. Reunirse tardaría más de lo que esperaban, y mientras un año, dos, se iban entre correos, mensajes, llamadas y fotos.

Aún con la boda y la romántica luna de miel el tiempo pesaba, las formas de extrañar alcanzaban el límite. Luego las visitas cortas de Aniel a Cuba, los momentos de felicidad que pronto terminaban.

- Publicidad -

Pero la pareja no se rindió a pesar de las habladurías, los comentarios malintencionados, y las malas jugadas de la mente, que a veces te sacan de quicio.

Resistieron, y luego de casi tres años lograron reunirse para siempre. Tocó ponerse al día en todos los aspectos, las cartas y correos no eran suficientes, necesitaban amarse, vivirse, reencontrase uno a otro.

Si como dijera Gardel 20 años no son nada, entonces 3 tampoco hacían la diferencia. Tal como imaginaron parecía que el tiempo no había pasado. Al verse saltaron las chipas como la primera vez. Quedaron atrás la nostalgia del uno por el otro, ya no hacía falta el Internet , estaban fundidos en uno solo.

Para esos que piensan en la distancia como un obstáculo en la relación, a veces constituye un motor de empuje para luchar. Así les pasó a Marlen y Aniel, quienes podían haberlo perdido todo pero decidieron apostar por el amor y ganaron.

*Los personajes y hechos relatados en esta historia son resultado de una obra ficticia del autor. Cualquier parecido con personas verdaderas, o con hechos reales es pura coincidencia.

- Publicidad -

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Translate »