Pregoneros en Cuba: magia y tradición

0 119

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

- Publicidad -

En cualquier rincón de la tierra, en cualquier época; cuando el hombre tuvo necesidad de salir a la calle a ganarse el sustento por cuenta propia, surgía el pregón como grito necesario. En Cuba, es parte indiscutible de la idiosincrasia de hombres y mujeres que día a día cantan por las calles del antillano archipiélago.

Por algo es un arte que no todo el mundo puede dominar. Los elegidos, los que escalan cumbres más altas, alcanzan resultados sorprendentes”, escribió el Poeta Nacional de Cuba Nicolás Guillén.

El pregón constituye un capítulo del folclor del pueblo cubano. Cada artículo, por ejemplo, puede tener su anuncio propio, así como cada vendedor de acuerdo con su imaginación y su musicalidad puede improvisar pregones de mayor o menos virtuosismo. Quien no tiene virtudes artísticas sustituye el pregón por campanillas o flautas como los amoladores de tijeras.

ingenios de la comida cubana
DayOwl / Shutterstock.com

Existe evidencia de que durante la colonia muchos de los viajeros que visitaban la Isla se quejaban de la manera estridente de pregonar aquí. Era usual que cada vendedor tuviera su propio pregón, se enorgulleciera de haberlo creado él y lo perfeccionara.

Quizás podría valerse de la ayuda de algún músico, amigo o de otro pregonero viejo que por tradición poseyera un rico tesoro de estos cantos y se lo hubiera trasladado en solidario préstamo cultural.

El novelista Alejo Carpentier se impresionaba ante la inflexión casi litúrgica de nuestros gritos comerciales. Su profunda visión de musicólogo y artista le hizo descubrir que una característica común de los pregones cubanos es que se cantan en modo menor.

- Publicidad -

Kamira / Shutterstock.com

Compositores populares tomaron melodías de pregones y las adaptaron a sus obras y las interpolaron como estribillos. Esto no era más que la continuación de una vieja tradición del teatro español que incorporaba voces pregoneras a sus músicas.

En otros casos nuestros compositores hicieron alusión a los pregones, inmortalizándolos a veces, como sucedió con el famoso “Manisero” de Moisés Simons. Nuestros pregones al valerse de melodías afines al oído popular, al plasmar los ritmos puros, de cosecha nacional, han logrado un fruto de auténtica sedimentación.

Lo cierto es que el pregón constituye una reliquia hoy en día de Cuba, un elemento más de la cultura creada por el pueblo, un aporte fundamental a la música cubana y su perfil humano.

Video relacionado:

- Publicidad -

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Translate »