Pasar la tarde con cualquier abuela cubana es así

DayOwl / Shutterstock.com
0 248

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

- Publicidad -

Las abuelas cubanas son especiales, y para nosotros son las mejores en todo el mundo. Te amo Cuba ilustra cómo es pasar la tarde con una de ellas.

Te preguntan de todo en la conversación

A la abuela cubana hay que tenerla bien informada. Te pregunta de todo… ¿Cómo van las cosas en el matrimonio?. ¿Los niños están comiendo bien?. ¿Cómo van tus proyectos?. Explícame esa decisión que vas a tomar. ¿Y si las cosas no salen bien con tus planes?. ¡En la confianza esta el peligro!, ¿Qué dicen tus padres, están de acuerdo?. Y así, una infinidad de preguntas que deben ser respondidas.

Llora un poco por temas pasados

Es sensible, lo sabemos. La abuela cubana no tarda en mostrar sus lágrimas. La tristeza llega por situaciones que puedan estar ocurriendo en la familia o por temas pasados que le remueven el corazón. Y uno, en esa visita ocasional, se convierte en el depositario de las lágrimas. Eso es por supuesto un honor de los más grandes.

- Publicidad -

nesrin ozdemir / Shutterstock.com

Te hace un arreglito de costura

Para sus ojos siempre va a ser necesario ajustar algo en la costura… entallar un poquito, fijar un par de botones en la ropa que llevas puesta, subirle el falso a los pantalones o a la falda. Y con mucho amor te dirá: ¡quítate eso para darle una puntadita, corre, que yo lo resuelvo antes de que pestañees!

- Publicidad -

Shutterstock.com

Te hace comerlo todo

A la abuela cubana jamás le puedes decir que NO si se acerca con cualquier platillo. Hay que tenerlas alegres y una de las maneras más efectivas es probar sus delicias. Un buchito de café va seguido de unas empanadas, o croquetas, una “cuñita” de flan y no se asombre nadie si dicen: ¡Mira, si son las cuatro de la tarde ya, vamos a comer de una vez y así no engordamos!

La despedida se hace eterna

“Para decir adiós, vida mía” necesitarás un par de horas, o más, porque con la despedida le vienen a la mente a la abuela un montón de encargos, temas que debe tratar antes de que uno se vaya y además es preciso detallar lo que nos entrega para llevarnos. Hasta que llega el momento. Está feliz, esta plena por la visita… ese abrazo que nos da sabe a gloria, y es imposible no admirar el brillo de sus ojos cuando nos dice, sabiendo que no será así: ¡te espero mañana!

Yoni González / Cubanos Gurú

Te amo Cuba las ama también, por eso las tenemos en el pedestal del amor filial.

- Publicidad -

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Translate »