¿Maternidad en Cuba o locura paterna?

nesrin ozdemir / Shutterstock.com
0 161

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

- Publicidad -

Radicar en Cuba, vivir allí en suelo patrio y estar al lado de los tuyos, sentir en la piel el calor de una isla que se impone a todo y a todos, desmembrarte en partes de un sueño que puede ser, aunque no hay cómo predecirlo, soltarte a las imágenes de antaño y pensar que no han cambiado es como solventarte entre ideas mañaneras y tardes grises que te arrancan de las entrañas los miedos y te hacen buscar soluciones.

Recibir la noticia de que serás madre o padre en Cuba es también enfrentarse a un reto, asumir el desafío no solo como enfrentamiento a la paternidad y maternidad responsable, sino también darle frente a la incertidumbre, a las carencias materiales, a las ausencias de las figuras Disney landezcas y hasta ponerle una cara bonita a la situación para que tu hijo, desde la inocencia, nunca note la mirada triste.

Es, además, despertar cada día y sortear los escollos, hacerlos a un lado, dejarles claro que no lograrán interponerse entre su hijo y ellos, darles bofetadas si insisten en sus propósitos y realizar una guerra de roles para que el pequeño, o pequeña, jamás sienta que algo le falta.

- Publicidad -

rustamxakim / Shutterstock.com

La buena nueva casi siempre llega después de confirmar las sospechas, y en Cuba, toca limitar a los antojos, se hace una reunión y se les invita para que entiendan que tienen que apetecerle cosas al alcance de los bolsillos paternos, nada de comidas exóticas ni rebuscadas, nada de gustos extravagantes ni sofisticados, se les hace entender que mientras más sencillos sean más cerca estarán de ser satisfechos.

- Publicidad -

Pero fuera de las adversidades y, más allá de las circunstancias naturales que suceden inevitablemente en Cuba, ser padre allí, es tener la certeza de que tu hijo será feliz, aunque sin equipos de últimos modelos, sin la tecnología que estrechan en sus manecillas los pequeños de otros países, es saber que ese pequeño que llevas en el vientre será amado más que a cualquiera, que recibirá el calor de esa isla, la misma que se impone a todo y a todos.

- Publicidad -

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Translate »