Las alturas de Simpson: el primer danzón cubano

Foto: folkloreando.wordpress.com
0 71

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

- Publicidad -

Todo cubano sabe que el danzón está considerado nuestro baile nacional, aunque esté condenado a solo ser un baile de salón de algunos círculos de nuestra sociedad, y que se nos identifique más por el son y sus variantes salsa o casino.

Las Alturas de Simpson, de Miguel Failde fue la primera obra del género, estrenada en el Liceo Artístico y Literario de la ciudad de Matanzas el 1ero de enero de 1879, pero ya desde 1878 el danzón estaba consolidando su popularidad al ser interpretado en el exclusivo Liceo de Matanzas y desde que el pueblo lo aceptara como un “nuevo baile”.

El danzón se caracteriza por una introducción de ocho compases, una primera parte con un clarinete solista, de nuevo a la introducción y el cierre con una repetición de la primera parte; era una versión de la contradanza francesa con influencias musicales de la Isla.

En la introducción de ocho compases, las parejas no bailan, solo hacen un paseo, “florean” por todo el salón, mientras la mujer se abanica, este “floreo” entre todos nuestros ritmos, solo lo hace el danzón.

- Publicidad -

Después de una época de esplendor por este baile, el danzón entró en decadencia, quizás por el surgimiento de algunas variantes exitosas como el danzonete y el chachachá. Para sobrevivir como género popular, el danzón tuvo que emigrar a México y es ahí donde el danzón, nacido en Cuba, se sigue cultivando y bailando.

El género ha sido reconocido históricamente como expresión de identidad y constituye desde el 2013 Patrimonio Inmaterial de la Nación Cubana.

Si quieres tirar un pasillo a tiempo de danzón, y de paso te gusta enamorarte bailando bajo los compases de un innegable baile erótico y sutil, Te amo Cuba te recomienda la ciudad de Matanzas, donde todos los meses, en los salones de una casona colonial de la Calle del Medio y a pocos pasos del emblemático Teatro Sauto, se reúnen los mejores bailadores del género, que guiados por los acordes que desde algún lugar, les toca Failde, enlazan a las mujeres con su abanico, se pasean por todo el salón y le recuerdan a todos, que a pesar de los pesares, el danzón sigue siendo nuestro baile nacional, en esta época en que el baile de pareja parece estar desapareciendo.

- Publicidad -

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Translate »