La tumba francesa

Foto: @orgullodesantiago/facebook
0 89

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

- Publicidad -

En la actualidad, en las provincias orientales de nuestro país, para ser más exactos en Santiago de Cuba y Guantánamo, todavía existen descendientes de esclavos, que llegaron a Cuba provenientes de Haití con los colonizadores franceses y que se habían transculturado.

Ellos mismos se auto llamaban franceses y hablaba una especie francés acriollado, que se le denominó patois. Se dieron a la tarea de fundar sociedades de recreo y de colaboración mutuas, a las que llamaron tumbas francesas.

A pesar de que estas tumbas francesas se extendieron por todo el país, en estos momentos solo quedan La Sociedad de Santiago de Cuba y la Pompadour, en Guantánamo.

El baile francés, era para estos esclavos una expresión de rango social, por eso llamaron así al toque de los tambores con ciertos bailes y cantos que imitaban la elegancia de los bailes franceses de sus amos. Ellos insistían en aclarar que era un baile negro, pero no africano, y lo que lograban con sus movimientos era una suerte de baile cortesano criollo.

En las tumbas francesas de ahora, aún perdura la alcurnia de aquellos tiempos. Las mujeres usan sayas blancas o floreadas muy lujosas y sus cabezas las adornan con pañuelos de colores muy vivos.

Los tambores son tocados por los llamados tamboreros y cada tambor lleva un nombre en particular: catá, bulá, premier, y second; y al ritmo de su toque se ejecutan bailes al estilo de las danzas europeas como las cuadrillas y las parejas desenlazadas. Hay figuras muy particulares que son ejecutadas por un hombre solista y al final de su ejecución las tumberas lo premian, atándole pañuelos en el cuello.

- Publicidad -

Otra forma de bailar en la tumba francesa es alrededor de un poste, tejiendo en él con cintas de colores. En cualquiera de sus bailes la orden siempre la da la mayora, que es una mujer de alta jerarquía y lo hace con un silbato, también con este silbato se dan las órdenes de cambio dentro de la danza. El coro de tumberas responde al canto tocando sonajas de hojalata, adornadas con cintas de colores.

Aunque mantengan el nombre de francés, las dos tumbas francesas que aún existen en el Oriente de nuestro país, en sus fiestas, rinden cultos a patriotas cubanos, y por supuesto, a nuestra virgen patrona, La Caridad del Cobre.

Video relacionado:

- Publicidad -

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Translate »