La leyenda de Orelia y Guaraní

0 221

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

- Publicidad -

Todos los países americanos atesoran en su cultura, historias de tiempos de la conquista española a nuestras tierras, que han sido trasmitidas de generación en generación mediante la tradición oral. Como toda leyenda los hechos que relatan, tienen más de maravillosos que de verdaderos y Cuba, no escapa a esta mágica tradición. Hoy, Te amo Cuba, te trae, de nuestra tierra La leyenda de Orelia y Guaraní.

Esta leyenda data de los tiempos antes de la llegada de los españoles, y es originaria de las tierras fértiles del río Mayabeque, en Güines.

Cuentan los abuelos que Orelia era una chica de singular belleza, graciosa y sensible, como suelen ser las chicas del campo. Su piel era morena, igual que sus ojos y su pelo, y su cuerpo asemejaba los contornos de una guitarra. Guaraní, era guapo como pocos, bien formado y ágil como un ciervo.

- Publicidad -

Con el pasar de los años, los muchachos, de los juegos infantiles pasaron a profesarse un inmenso amor, y así lo juraron ante sus dioses, pero un día, cuando ya habían decidido unir sus vidas para siempre, llegó un joven oficial llamado Larino a pedir la mano de Orelia, pues estaba perdidamente enamorado de ella. La joven, desesperada le rogaba en su idioma, que la dejara tranquila que ya su corazón pertenecía al joven Guaraní.

Un día, cuando Guaraní salía de su bohío, Larino le esperaba en una encrucijada cercana y le hundió la espada en el pecho, arrastrando su cuerpo a una cueva cercana. Desde el día que se supo de la muerte de Guaraní, Orelia lloró la pérdida de su amado. Su cara siempre alegre, mostraba las huellas de su dolor.

Al pasar los días cuando ella se dirigía en busca de agua al riachuelo cercano, se encontró a Larino que trató de abusar de ella, y al negarse la joven, fue sacrificada, y llevada a la misma cueva donde fue lanzado el cuerpo de su amado.

A esta cueva, se le conoce como “La cueva de Orelia y Guaraní” y muchos aseguran, que cuando el viento sopla suave y la luna alumbra la entrada de la cueva, se ven a los dos enamorados, tomados de la mano. En la lejanía, el canto de los pájaros se mezcla con sus voces que gritan fuerte: Ooorrreeliiiaaaaaaaaaa, Guaaaaaaraaaaní”, juntos,cumpliendo así con la promesa que hicieron en vida, de amarse más allá de la muerte.

- Publicidad -

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Translate »