La historia de un ingeniero cubano que se volvió escultor (VIDEO)

0 115

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

- Publicidad -

Norberto Bencomo, es un ingeniero pecuario residente en La Habana que decidió abandonar su profesión para ganarse la vida como escultor de piezas de madera, informó CubaNet.

Bencomo de 61 años trabajó en la finca pecuaria Los Naranjos, pero durante el Periodo Especial cerraron la instalación, así que no le quedó más remedio que comenzar a buscar empleo en otros lugares como vendedor en mercados agropecuarios y mecánico de autos.

Precisamente trabajando como mecánico de autos fue que talló su primera figura, una mano de madera de 60 cm de alto que era para un escultor que trabajaba el mármol, pero que finalmente terminó comprando un turista español por 60 euros.

“Después que me dieron las isquemias cerebrales estaba arreglando el carro de un escultor y este me dice que tenía trabajo para mí. Me pasé la noche completa tallando la mano de 60 centímetros, cuando la terminé en la mañana la puse encima del carro que estaba reparando, para que el escultor la viera antes de encontrarse conmigo, pero no dio tiempo, pasó un español y la compró en 60 euros”, declaró.

A partir de ese momento comenzó a realizar todo tipo de objetos en madera, aunque en verdad prefiere tallar manos, las hace de todos los tamaños, sin la ayuda de ningún tipo de molde profesional.

- Publicidad -

Su pequeño taller se encuentra ubicado en la calle Inquisidor, en la Habana Vieja y una vez a la semana Bencomo recorre la ciudad en busca de locales derrumbados para conseguir trozos de madera que luego usa para sus creaciones.

Aunque la mayoría de los objetos que talla son para vender, a veces les toma tanto cariño que se resiste a desprenderse de ellos y los guarda como una prueba de su talento y de su capacidad de trabajo.

“Nunca le pongo precio a ninguna pieza. Me va mejor ahora, yo hago una pieza en tres días y a veces la puedo vender en 50 o 60 CUC. No es todos los días que se vende, pero cuando vendes una o dos al mes es suficiente”, expresó.

Bencomo dice que a veces extraña trabajar en su especialidad, pero que necesita obtener dinero para mantener a su familia y que si hubiera descubierto esta especialidad antes fuera escultor desde hace más tiempo.

- Publicidad -

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Translate »