“La fiesta de los 15”: 10 renovaciones de una tradición cubana

0 177

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

- Publicidad -

Un ajetreo de mujeres va de aquí para allá, y de allá para acá con trajes, maquillajes y ropas de baño. Vaya, como se dice en buen cubano, un corre corre tremendo, que además se ha planificado prácticamente desde que la niña llegó al mundo.

Es que, señores y señoras, los quince son una cosa grande en la vida de la familia cubana, es de esas ocasiones donde “tirar la casa por la ventana”, es decir, gastar hasta lo que no se puede, está permitido.

Sin embargo, la tradición de celebrar el paso de la niñez a la adolescencia ha tenido importantes cambios durante las últimas décadas. Las transformaciones han readecuado la práctica de esta fiesta en consecuencia con los imperativos del mundo actual. Así que para que estés a la moda en esta temática aquí te van 10 renovaciones de la tradición cubana conocida como “la fiesta de los 15”.

Las fotos

Lo que antes era tomado como un recuerdo de esta celebración, constituye ahora un derroche de montajes y correctores, así que ni la misma joven logra reconocerse a veces en las instantáneas que antes pretendían ser lo más natural posible. A las fotos de estudio se unen las clásicas ampliaciones donde lo mismo se pueden parecer a la realeza inglesa que a Karol G o Daddy Yankee.

Felix Lipov / Shutterstock.com

Ya no es solo para las adolescentes

Sí, los varones han plantado cara a esa designación exclusiva de la fiesta de 15 para las adolescentes. De modo que realizan celebraciones entre amigos, se hacen sus fotos y hasta videos que les quedan como recuerdo, sin que ello influya en su masculinidad. Hasta el menos corpulento logra lucir como Leonel Messi o Cristiano Ronaldo.

BasPhoto / Shutterstock.com

El vestuario

Si bien los trajes coloniales se mantienen en el boom, ahora resaltan vestidos, pantalones y otros accesorios que obedecen a la moda actual. Gracias a los locales de venta o los familiares en el exterior, los chicos y chicas se prefiguran como modelos usando atuendos que imitan a las casas mundiales de la alta costura.

BasPhoto / Shutterstock.com

La fiesta

¡Cómo no mencionar la fiesta!, caballero aquello de la actividad en la casa donde se colaba casi medio vecindario, ya es cosa del pasado. La moda ahora es alquilar un sitio que acogerá a los invitados, tarjetica en mano, y allí se disfrutará de todo un espectáculo. El local puede ser un cabaret, centros turísticos e incluso algún espacio reservado en Varadero o la cayería norte. ¿Cómo te cae?

Shutterstock.com

El bufet

- Publicidad -

Bueno, ustedes saben que sin comelata no hay 15, así que muchos de los esfuerzos monetarios van a este particular y las bebidas. Nada de caldosas, ni cake de dulcerías estatales, también en este punto se han renovado los brindis con dulces y delicias de locales particulares. Lo que sí perdura es la “enguacadera” típica del cubano que lleva siempre su jaba dispuesta a guardar cualquier alimento que consiga.

Shutterstock.com

6- El vals

Ya los jóvenes bailan lo mismo un sensual tango que un casino o un reguetón, en dependencia de las habilidades y gustos del o la quinceañera. Por lo general, el ritmo no es para nada el apacible vals que se bailaba con papá o hermano, pues quizás el progenitor ni siquiera domine “los pasillos” de moda.

akturer / Shutterstock.com

El making OFF

Claro que esto parece el rodaje de una película por los sacrificios, tensiones y pleitos que se dan en el ámbito familiar. Sin embargo, estos dramas no se recogen en la suerte de película que filman como recuerdo del proceso de las quince primaveras. Allí verás la secuencia de una modelo o bailarina famosa en ensayos, sesiones de peluquería o maquillaje. Si te pones de suerte editarán la llegada de aquel pariente del extranjero que aportó la mitad del capital para la realización de los 15.

Drevs / Shutterstock.com

Los miniquince y los prequince

¡No se me caigan para atrás! La cosa empieza antes, ya desde los cinco años se hacen fotos de estudio para ir “ensayando”, y a los diez se va valorando el futuro potencial de las modelos para ese momento cumbre en la adolescencia cubana.

El carro

Si algo de la tradición se mantiene, es aquel paseo en los carros antiguos por todo el barrio, ciudad, malecón o vecindario. Lo que sucede es que ahora todos quieren hacer este recorrido y cada vez estos añejos autos suben más los precios para las rutinas quinceañeras. En fin, otro gasto que incluir en las cuentas.

Luca Querzoli / Shutterstock.com

Un grupo o discoteca famosa en vivo

¡Ahora sí que se fueron todos los ahorros! Se lamenta el padre cuando hay que contratar los servicios de un grupo o discoteca famosa en vivo para que después del brindis amigos y familiares puedan bailar. Estos grupos a veces solo amenizan por escasas horas y toca terminar la celebración en otro local o con el audio del que disponga la familia.

Así han evolucionado las festividades de los 15 años en Cuba, una tradición que asume múltiples renovaciones; de estas cosas surrealistas, casi de leyenda que solo ocurren en la mayor de las Antillas.

- Publicidad -

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Translate »