La artista cubana Mayda Saborit reacciona a las palabras del hijo de Haila

0 13.242

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

- Publicidad -

La escritora cubana y artista plástica cubana Mayda Saborit respondió a Haned Mota Mompié, hijo de Haila María Mompié, por el mensaje que publicó el joven en el que defendía a su madre y atacaba al alcalde de Miami y a los miembros del exilio.

Saborit publicó un extenso texto donde dijo que Haila no merece presentarse en Miami debido a que en varias ocasiones manifestó su amor hacia Fidel Castro.

Además, dijo que llegó a la conclusión de que Haned “sufre reducción cerebral crónica”, porque llamó “terrorista” a Francis Suárez alcalde de Miami.

Por último, comentó que tanto Haila como otra serie de artistas lo único que desean es viajar a Estados Unidos para recaudar dólares y luego volver a la isla para continuar apoyando al gobierno y que los cubanos exiliados no lo van a permitir.

A continuación, reproducimos íntegramente el mensaje de Mayda Saborit:

- Publicidad -

Hijo de Rata (Haila) se comporta como ratoncito (Hailito)

En una carta llena de veneno y expresiones peyorativas hacia nuestro exilio, el hijo de la cantante fidelista Haila María Mompié se deshace en improperios contra nuestra comunidad, contra nuestro exilio.

Primeramente, he de decir que el despecho hace a los castristas cometer mayores estupideces de la que normalmente ellos despliegan, en su ya acostumbrada prepotencia.

En la carta este joven energúmeno, llama al exilio “dos sapingos” y al alcalde de Miami “terrorista” y “estúpido”, expresando que la política ha vuelto a los cubanos (los de Miami, al exilio) pequeños de mente, virándonos unos contra otros.

- Publicidad -

Desconozco el significado de sapingo, una palabra usada por sectores bajos carentes de vocabulario simplemente para ofender a la otra parte, pero en este exilio no eran dos los “sapingos” sino muchos los que no queremos que mamá Rata (Haila) venga aquí a cantarnos. Una persona que le cantó al dictador y adulonamente le llamó padre, no tiene cabida en los escenarios de Miami, en la capital de un exilio formado con dolor. Por otra parte, es inaudito que este joven energúmeno castrista llame terrorista a un alcalde elegido democráticamente y que representa los intereses de su comunidad, sería más lógico que revisara el otro lado de la nómina y otorgara el calificativo a los protectores de su mamá Rata, a los que la enviaron, a los que ningún cubano eligió y a los que el pueblo entero ha deseado por 60 años verlos partir de un poder que se resisten a dejar.

Esos “sapingos” (los hermanos Castros) si son dictadores y terroristas, bien sabido por todos. Excepto por este ratoncito y su mamá Rata que evidentemente son favorecidos del sistema y defienden a ultranza a sus mecenas castristas. En todo esto llego a la conclusión de que el único que sufre reducción cerebral crónica es este muchacho, además no entiendo cómo plantea que la política nos ha virado a unos contra otros, eso sería así si fuésemos cubanos todos, pero aquí resulta que los cubanos somos nosotros y el pueblo rehén de esa tiranía allá en Cuba, pero ellos, la dictadura, sus esbirros, y gente como él y su Rata madre, ellos no son cubanos, ellos son inmundicia castrista que tiene desde hace 60 años su momento de fama, el día que eso termine no serán nadie.

En otro fragmento de la carta de despecho me llama la atención el calificativo de parásitos. Antes éramos gusanos, ahora parásitos, estas ratas del castrismo no cambian, siguen siendo las mismas crápulas que desde su pedestal de prepotencia tratan a los cubanos, a los verdaderos cubanos, con los oprobios que únicamente les sirven a ellos mismos.

Aquí en este exilio tenemos gente muy decente, trabajadora, tan trabajadora que, si no fuera por eso las familias retenidas en la isla, a la que no le dan ni lo mínimo esencial, ya se hubieran muerto de hambre, en cambio parásitos son él y su Rata madre, parásitos oportunistas que viven de ese régimen, al que un día le ha de llegar su hora, y entonces no sé de qué van a vivir.

Pero mientras eso no ocurra y anden por ahí buscando desaforadamente dólares para ellos y para llevar a Cuba a sus protectores aquí en este exilio, aquí no podrán venir a buscar nada. Pues repito que no queremos ratas ni ratoncitos fidelistas, no queremos parásitos que sí viven privilegiadamente por apoyar a un régimen que nos ha hecho daño a todos los cubanos, y encima en el colmo del oportunismo también pretenden vivir de nosotros a quienes nos llaman parásitos.

La única verdad que este ratoncito (Hailito) hijo de Rata (Haila) dijo en la carta y que aprovecho citarla es que “Dios se encargará de poner a cada parasito en su lugar”.

Mayda Saborit

- Publicidad -

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Translate »