Familia cubana exigen 10 millones de euros de indemnización a la empresa Meliá

0 755

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

- Publicidad -

Los descendientes de Rafael Lucas Sánchez Hill, un terrateniente cubano al que le quitaron sus propiedades luego del triunfo de la Revolución Cubana, presentaron una demanda contra la cadena Meliá Hotels International por explotar terrenos expropiados, informó el diario El Confidencial.

Los familiares del cubano están pidiendo a Meliá una indemnización de diez millones de euros como mínimo porque los hoteles Paradisus Rio de Oro y Sol Rio y Luna Mares se encuentran ubicados en los terrenos del antiguo ingenio azucarero Central Santa Lucía, en Holguín.

Aunque en realidad los hoteles son propiedad de la empresa Gaviota, Meliá es quien se encarga de gestionarlos y la activación del Título III de la Ley Helms-Burton, permite a los familiares de Sánchez Hill demandar a la compañía española.

La demanda que fue presentada ante un tribunal de Palma de Mallorca, establece que la cadena hotelera se benefició de la explotación de bienes expropiados de manera arbitraria y los demandantes exigen que se les indemnice con una cantidad equivalente a los ingresos generados por esos hoteles en los últimos cinco años.

- Publicidad -

“El carácter ilícito de dicha confiscación es conocido por Meliá, quien durante los últimos 20 años ha hecho caso omiso a las reclamaciones de aquellas empresas y familias a costa de las que se lucra”, dice parte de la demanda.

Aunque la cantidad final que van a solicitar no se ha hecho oficial, un perito calculó que debe ser cercana a los diez millones de euros y que en ningún caso la suma entregada a los familiares de Sánchez Hill no debe ser menor a los 600 mil euros.

Los familiares de Sánchez Hill cubano intentaron llegar a un acuerdo con Meliá, pero la compañía no quiso continuar negociando y se negaron a pagar una cantidad por la utilización de los terrenos expropiados.

Según los directivos de Meliá ellos operan en Cuba de manera legal y la activación del Título III de la Ley Helms-Burton no va a suponer un problema para continuar desarrollando actividades económicas en la isla.

- Publicidad -

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Translate »