Ese invento cubano llamado “amigo secreto”

Brian S / Shutterstock.com
0 137

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

- Publicidad -

Con el “amigo secreto” sucede como en los viajes: uno espera que el pasajero de compañía sea aquel y no este que te tocó de gratis. Es una variante de lotería y, si no navegas con suerte, casi siempre tienes que mostrar o fingir aceptación.

A la verdad no sé quien inventó esta modalidad, quizá algún sindicalista o jefecillo para levantar el ánimo de las masas, propiciar acercamientos y cambiar de aire en los centros de trabajo.

Después de prodigar frases y poemas en un buzón habilitado donde casi nunca se acuerdan de ti y de inventar estrategias para que no descubran tu identidad llega el esperado día.

Foto: main-zaragoza.blogspot.com

Antes fuiste a la tienda (recaudadora de divisas porque el regalo es en CUC) y preguntaste ¿qué le compraré? Entonces te recomiendan que estudies al agasajado o agasajada, además de la conveniencia por cosas duraderas, para que perduren en el tiempo. Cero golosinas y jabones de tocador.

- Publicidad -

Preparas un discursito de rigor, utilizas elementos de suspense y entregas el obsequio delante de todos, hasta que llega tu turno, donde esperas que a ti también te suceda lo mismo. Pero ¡qué sorpresa! cuando escuchas con atención y van desempacando en medio de todos.

Desde los claustros de tu alma sobreviene un monólogo interior y es ahí cuando disimulas esa cara de autogol y el texto que surge irremediablemente: ¿y esa fue la m….aravilla que me compraron?

No me declaro totalmente reacio a esta herramienta de fraternidad. Propongo, sin embargo, que todo el año sea de intercambiar espontáneamente detalles, gestos, apretones de mano, abrazos, besos, papelitos, rimas desafortunadas y ¿por qué no? algún que otro obsequio, en moneda libremente nacional.

El amigo secreto y el consecuente intercambio de regalos no deberían enmarcarse en una efeméride o un momento específico. Hay mucho que decir y que hacer durante todos los días del almanaque con tal de mantener esos niveles de comunicación y esa armonía que tanta falta le hace a ciertos colectivos laborales en Cuba, donde surgió este invento casi centenario.

- Publicidad -

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Translate »