Duele cuando estás solo y lejos de Cuba

Lasse Ansaharju / Shutterstock.com
0 95

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

- Publicidad -

Cuando estás solo y lejos de Cuba, comienza a salir ese extraño sentimiento de añoranza que te sobrecoge.

En principio piensas que no será duradero, que se trata solo de acostumbrarte al nuevo ambiente. Pero luego te das cuenta que, aunque te adaptes a la situación actual, esa nostalgia no desaparece.

Ya tienes trabajo, casa y cosas que no imaginabas, pero te sigue faltando la familia, los amigos, la tierra, aquellos momentos solo tuyos que ya no tienes y solo disfrutarás una vez al año en el mejor de los casos.

mikkeell / Shutterstock.com

Y digo en el mejor de los casos, porque a veces la vida se encapricha en alejarte por más tiempo del que quisieras. Compromisos laborales, falta de dinero o problemas de documentos te detienen.

Estar lejos y solo duele en muchas maneras. Duele no poder abrazar y besar a tu mamá, duele no tener a quién recurrir en muchas ocasiones, duele no poder molestar a un amigo y caerle de sorpresa en la casa para aliviar el gorrión, duele perderse momentos importantes de la vida de las personas más importantes en la tuya, duele no poder despedirte…

- Publicidad -

Y aunque no quieras hay cosas que acentúan ese sentimiento. El correo de tu mamá, las llamadas por IMO, anécdotas de los amigos en las que ya no eres protagonista, ni siquiera formas parte del cuadro.

Luego llegas a Cuba y la experiencia se vuelve extraña, un lugar que conoces, pero ya no es el mismo para ti. Ha pasado el tiempo, en tu barrio hay vecinos nuevos, tus amigos están regados por el mundo y en tu familia también hay nuevos miembros.

Pero en esencia nunca deja de ser ese lugar que añoras cuando estás solo y lejos, las personas que necesitas a tu lado en los buenos momentos fuera de tu país, la gente con quien quieres compartir tus logros y alegrías de la nueva vida.

Por eso cuando tienes el chance vuelves a tu tierra como si el tiempo no hubiera pasado, te olvidas un poco de las machas y prefieres disfrutar del sol, porque cuando estás solo y lejos Cuba se extraña sin remedio.

Foto: washingtonpost.com

- Publicidad -

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.