Droguería Sarrá: Historia de un imperio

Diego Grandi / Shutterstock.com
0 148

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

- Publicidad -

De Cataluña, y por los lejanos años de mediados del siglo XIX, llegaron a Cuba dos boticarios que querían probar fortuna en los negocios: José Sarrá y su tío Valentín Catalá. Aquellos emprendedores españoles, conquistaron La Habana a pesar de encontrar una fuerte competencia de más de 60 farmacias, pues en poco tiempo la fundada por ellos, sería la más importante.

El establecimiento se funda en 1853 y lo llaman “La Reunión” y se ubicaba en una pequeña casa de la calle de Teniente Rey lugar donde montaron un laboratorio que surtía de ungüentos, sales, jarabes y todo tipo de productos farmacéuticos a los hospitales de toda Cuba.

Por reestructuraciones de orden familiar, el negocio años después, pasa a llamarse “Sarrá y Co.” La nueva sociedad genera importantes cambios entre los que se cuentan la mejora estructural de la botica, nuevas oficinas y un laboratorio mejor equipado que logra sacar al mercado productos propios de gran éxito.

La Sarrá y Co. se destaca también en esta época por la formación de más de cien boticarios en sus laboratorios.

- Publicidad -

Después de fallecido su fundador, el negocio pasa a manos de su hijo, Ernesto Sarrá, quien logró mantener la tradición familiar y tuvo siempre a la farmacia en un lugar relevante. En las primeras décadas del siglo XX, ya este prestigioso negocio era uno de los emporios más importantes de nuestro país.

Fue tal su expansión y mejoramiento, que con las compras de varias casas de la manzana, pasaron a ser más que una farmacia, una tienda por departamentos, donde se vendía “de todo como en botica”.

Introducen técnicas de marketing moderno, como regalar perfumes o invitar a merendar a los mejores compradores. Con todo esto, “La Droguería Sarrá” llegó a ser la más grande de Cuba y Latinoamérica y la segunda del mundo, después de la norteamericana “Johnson”. Por su trascendencia, La Universidad de La Habana, otorga anualmente el “Premio Sarrá” a los mejores estudiantes de Farmacia.

El edificio principal de la “Droguería Sarrá” está considerado como Patrimonio Mundial de la Humanidad y actualmente es el Museo de Farmacia.

- Publicidad -

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Translate »