Desalojan a vecinos que protestaban en un edificio derrumbado de La Habana Vieja

0 200

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

- Publicidad -

El pasado sábado 10 de agosto la policía desalojó a un grupo de vecinos que se encontraban viviendo en la calle para exigir que les dieran viviendas pues el edificio donde residen está prácticamente derrumbado, informó CubaNet.

Leidis Rosalía Fernández Ávila, una de las personas que se encontraban viviendo en el portal del edificio ubicado en La Habana Vieja, contó que los policías y las autoridades de vivienda y del gobierno llegaron en horas de la madrugada y comenzaron a tirarles sus pertenencias para un camión.

“Sobre las 3:10 de la mañana del 10 de agosto vinieron dos camiones llenos de policía con una pila de patrulleros, la jefa de unidad de la estación de policía, gente de vivienda y del gobierno y nos desalojaron. Nosotros estábamos durmiendo, arrancaron todo y nos dijeron que eso era un desalojo. Tiraron todas las cosas para arriba del camión y hicieron un cordón de seguridad para que los vecinos no pudieran bajar”, declaró.

Según Leidis Rosalía tres uniformadas la detuvieron a ella y luego arrestaron también a su esposo y a su hija que solamente tiene 12 años y que no tenía ni idea de lo que estaba sucediendo en ese momento.

Los agentes le quitaron los teléfonos a ella y a su esposo, borraron todas las imágenes que tenían del derrumbe y los llevaron a una habitación llena de militares y de funcionarios del gobierno.

“Me metieron en una oficina con coroneles, tenientes coronel, personas del partido y de vivienda. No entiendo por qué la policía se mete en cosas de viviendas y llevan a cabo un desalojo violento. Me borraron los videos y fotos del derrumbe y le rompieron el celular a mi esposo”, expresó.

- Publicidad -

Antes del desalojo, las autoridades trataron de llevarlos para un local, pero de acuerdo con el testimonio de Ávila, estaba insalubre, lleno de ratas y también presentaba peligro de derrumbe, por lo que se negaron a estar ahí.

“Nos querían llevar para un local en Factoría al lado de diez latones de basura, donde los ratones son más grandes que un perro. Ahí no hay condiciones de vida, eso estaba apuntalado y lleva años cerrado, eso es una pocilga”, reveló.

Luego de eso los trasladaron a una escuela abandonada que no tenía condiciones para albergar personas y tanto ella como su familia decidieron regresar para el edificio derrumbado.

Sin embargo, van a continuar peleando por sus derechos porque las autoridades no hicieron nada para prevenir el derrumbe del edificio donde vivían.

- Publicidad -

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Translate »