Cubanos en lugares insólitos del mundo

Shutterstock.com
0 51

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

- Publicidad -

Casi con certeza matemática los cronistas se atreven a decir que hay cubanos en todas las partes del mundo. No fue asombro para nadie saber que en el Titanic, viajaba el habanero Servando José Florentino, en el famoso naufragio. Así que tampoco es sorpresa descubrir a uno de los nuestros, en sitios difíciles del mapa.

Te amo Cuba sigue la pista de los que salieron de la mayor isla del Caribe y han llegado a sitios insólitos.

Un cienfueguero en La Cochinchina:

La frase es muy conocida: “vivir en la cochinchina”, y claramente se refiere a residir en uno de los sitios más alejados del planeta. Pues Carlos Consuegra, natal de Cifuentes, provincia cienfueguera, llegó a esta zona meridional de Vietnam y se encarga de enseñar el español en una academia muy popular.

Los galenos caribeños del Chimborazo:

Se ha definido que el Volcán Chimborazo, ubicado en la nación ecuatoriana, es el punto más alto de la tierra. Se debe por supuesto a la forma del planeta, que es más abultado hacia la línea ecuatorial. Muy cercano a este volcán, en los cantones de la provincia Bolívar, hay decenas de cubanos ejerciendo día a día la medicina. Ni el frío, ni las leyendas de la nieve, ni las amenazas naturales que representa un volcán, logran ahuyentarlos.

Shutterstock.com

Santiaguero de pasos lejanos:

A Yenier le gustó la carrera de 400 metros desde pequeño. Corría cada mañana en la ciudad deportiva de Santiago de Cuba y un día su carrera tomó los cielos y llegó hasta la mítica Tanzania. De apellido Fonseca, este cubano quedó enamorado de la grandeza geográfica de la nación africana y decidió establecerse en Dodoma, principal ciudad de Tanzania.

- Publicidad -

Alejandro, el habanero, sigue en la Siberia:

Salió desde la capital de Cuba para asentarse en la que llaman con toda razón la capital del frío en el mundo, Siberia. En esta revista reseñamos su heroísmo de vivir en un sitio tan insólito para la costumbre urbana. La ciudad Kemerovo, con temperaturas de hasta menos 24 grados, es aún el hogar de Alejandro, el habanero, quien sigue con el calor cubano en sus venas.

Una camagüeyana se acerca a los dioses griegos:

Le gusta la leche de cabra, el yogurt griego y esa receta célebre que se llama Musaká. Dice que estos manjares la hicieron quedarse en Grecia. Yasmina Rodríguez Proenza ganó una Beca de creación literaria y viajó a Atenas. Hoy vive cerca de la Plaza Sintagma, en la capital ateniense, y dos veces a la semana se acerca al monte Olimpo para hacer su rito personal de gratitud a la naturaleza.

Shutterstock.com

¿Conoces otros ejemplos de cubanía a la distancia?… estamos encantados de saber… coméntanos.

- Publicidad -

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Translate »