Cubano que intentó reunir a su familia lleva 13 años preso: “Fue a Cuba en una embarcaión”

Foto: Diario de Cuba
0 648

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

- Publicidad -

Yudelis Rodríguez es una cubana que ha pedido en varias ocasiones a las autoridades de la isla que revisen el caso de su esposo Yuniesky Alonso, que fue condenado injustamente a 16 años de prisión por “tráfico de personas”, informó Diario de Cuba.

La mujer relató que su esposo llegó a Estados Unidos el 5 de julio de 2005 y se acogió a la Ley de Ajuste Cubano, el objetivo era reunirse en ese país lo más pronto posible, pero las cosas no salieron como las tenían planeadas.

La residencia de Yuniesky se demoró más de dos años, ambos estaban desesperados y decidió ir a Cuba en una embarcación para llevarse a su esposa.

“El plan era reunirnos lo antes posible. Pero la realidad era que pasarían más de dos años para volvernos a ver. Entonces, mi esposo decidió venir a Cuba a buscarme en un bote prestado. El 12 de enero de 2006 salió de la Florida, llegando el 13 a Cuba por la rotura de un motor”, relató.

Sin embargo, los guardafronteras lo descubrieron y a pesar de que Alonso hizo todo lo posible por escapar, fue capturado el 28 de enero y puesto a disposición de las autoridades para que fuera juzgado por “tráfico de personas”.

- Publicidad -

“Nosotros nunca nos vimos. Él no montó a nadie en la embarcación. El único delito que cometió fue la entrada ilegal a Cuba. Sin embargo, por razones políticas, fue acusado de tráfico ilegal de personas y condenado a 16 años de privación de libertad”, declaró Yudelis.

Luego de cinco años el matrimonio tuvo una alegría porque nació su hija y a Alonso lo trasladaron a una granja fuera de la prisión para que continuara cumpliendo su condena en un régimen mucho menos severo.

En ese tiempo Alonso protagonizó una fuga de la granja y se fue hasta Bahía de Cochinos para construir una embarcación y marcharse a Estados Unidos, pero fue capturado nuevamente dos meses después y el tribunal incrementó cinco años más su condena.

“Alonso no pudo soportar y escapó para volver a Estados Unidos. Se internó en la Bahía de Cochinos y construyó un bote. Ocho años después de aquel episodio consideramos que es un tiempo más que suficiente para pagar por el delito de evasión, que sí creemos mi esposo debe pagar. Según la ley cubana, ese delito se pena de uno a tres años, pues no escapó de prisión si no de una granja abierta”, explicó Yudelis.

La mujer ha pedido que su esposo sea liberado cuanto antes y que se le borre el antecedente por tráfico de personas para poder comenzar una nueva vida.

- Publicidad -

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Translate »