Cubano que estuvo 12 años en una cárcel en Cuba cuenta cómo regresó a Estados Unidos

0 5.198

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

- Publicidad -

Luis Borges Álvarez el cubano que pasó doce años en la prisión de Kilo 8 porque fue detenido tratando de sacar a su madre del país en una lancha, siguió revelando a Telemundo 51 todos los horrores que vivió en ese sitio durante ese tiempo.

En la cuarta parte de este reportaje, Álvarez contó cómo salió nuevamente en balsa de la isla con destino a Estados Unidos luego de que terminara de cumplir su condena en la cárcel de Pinar del Río.

El cubano dijo que tomó nuevamente esta decisión porque ya nada lo ataba a su país natal, su madre había fallecido ocho meses antes de que fuera puesto en libertad y la policía continuaba vigilándolo constantemente.

Además, Borges tenía otro poderoso motivo para abandonar la isla, llevarse las grabaciones que realizó dentro de la cárcel de Kilo 8, puesto que si hubieran caído en poder de las autoridades su vida podría haber corrido peligro.

- Publicidad -

“No podía seguir en ese país. Tenía que huir de ahí, tratar de sacar toda la información que pude sacar de ahí”, declaró Álvarez, quien con la ayuda de un teléfono consiguió filmar los abusos a los que eran sometidos los presos y las pésimas condiciones del lugar.

Cuando salió de la prisión se presentó ante la embajada de Estados Unidos en La Habana, pero una funcionaria le dijo que no podían hacer nada por su caso, así que decidió construir una embarcación y se lanzó al mar nuevamente.

- Publicidad -

La cárcel de Kilo 8 es conocida por su estricto régimen interno, cuenta con celdas de torturas donde los guardias maltratan sin piedad a los prisioneros, además, les proporcionan alimentos en mal estado y agua contaminada.

“Las mazmorras es donde tú tienes que almorzar, comer y coger sol y si llueve te meten dentro de una celdita con el piso completamente lleno de agua”, expresó el cubano.

Álvarez relató que el teléfono lo cargaba junto a una cuchilla de afeitar para que ni los guardias ni los demás reclusos lo descubrieran y la tarjeta de memoria que contenía los videos la ocultaba dentro de un jabón.

En la actualidad el cubano está tramitando su permiso de trabajo en Estados Unidos para intentar rehacer su vida y superar los horrores que vivió en esa cárcel de la isla.

- Publicidad -

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Translate »