Cubano es elegido como la principal figura de la masonería en España

0 1.310

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

- Publicidad -

Octavio Carrera González, el primer cubano en ser elegido Soberano Gran Comendador del Supremo Consejo Masónico de España, concedió una entrevista a Radio y Televisión Martí en la que habla de este honor que le han concedido.

González, quien viajó a España en 1996 para completar un doctorado en Humanidades en la Universitat Jaume I en Castellón y terminó quedándose a vivir en ese país, confesó que se siente muy orgulloso de haberse convertido en la principal figura de la masonería española.

“Fui elegido el 9 de noviembre del 2019 para ocupar la posición durante cinco años. Como presidente del Supremo Consejo, se me abre la posibilidad de trabajar en la manera en que la masonería en España va a relacionarse con la sociedad, influir en la formación de los masones que eligen el camino filosófico, trabajar con otros hermanos masones, representar internacionalmente al Supremo Consejo y llevar las relaciones con la Gran Logia de España, que es el otro cuerpo masónico aquí, que se dedica a trabajar los grados primero, segundo y tercero. En Cuba no se puede ser Gran Comendador si no se es cubano nacido en la isla. En España no existe esa obligación. Soy el primer extranjero en ocupar esta posición”, declaró.

Octavio contó que se inició en la masonería en Cuba, luego de eso cuando llevaba dos años en España presentó su solicitud y a partir de ese momento comenzó a ascender hasta alcanzar el grado 33 que es el máximo nivel del culto masónico que representa.

- Publicidad -

También explicó que su culto masónico es del rito escocés antiguo, también conocido como liberal y se diferencia de los demás porque aceptan la presencia de mujeres en la logia.

- Publicidad -

“A mí me empezó a interesar la masonería desde Cuba. Me vine a estudiar a España y al segundo año de estar aquí, presenté mi solicitud y me inicié como todo el mundo, en el primer grado. Pasé los tres primeros para poder acceder a los llamados grados filosóficos, a los que se llega por cooptación, no es solo cuestión de solicitar la entrada. Me inicié en el cuarto grado y avancé hasta el grado 33, que es el máximo. El culto masónico al que yo pertenezco, que es del rito escocés antiguo y aceptado, se le suele llamar masonería liberal, otros le llaman no regular, porque admitimos la iniciación de mujeres. Esa es la gran diferencia y motivo de debate entre las dos tendencias de la masonería. Pero, en realidad, los masones en general se reconocen como hermanos fuera de las instituciones y de las obligaciones formales que impone la logia”, expresó.

Por último, González pidió a todos los masones de Cuba y de Miami que practiquen en la vida cotidiana los principios que se enseñan en la logia y que son libertad, igualdad y fraternidad.

- Publicidad -

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Translate »