Cubano denuncia que le pusieron una multa por no tener su auto pintado

0 281

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

- Publicidad -

Francisco Sautie, un cubano residente en La Habana que posee un Chevrolet del año 1953, denunció a través de las redes sociales que fue multado por la policía porque el vehículo no estaba pintado.

Sautie contó que fue detenido por una patrulla en la intersección de las calles Infanta y Manglar y que uno de los oficiales le pidió ver sus documentos y revisar el vehículo para ver si estaba en buen estado.

“Exactamente a las 2.10 de esta tarde, en la intersección de las Avenidas Infanta y Manglar, mientras conducía el vehículo de mi propiedad, en compañía de mi esposa, fui requerido por un agente de la PNR. El agente, me invitó a realizar una inspección técnica al vehículo. Revisó el funcionamiento de las luces de ciudad, y los intermitentes (delanteras y traseras), el funcionamiento de las lámparas de freno (stop) y me pidió amablemente que levantara el capó, donde apreció que no existían salideros y que el motor se encontraba limpio. Comprobó finalmente el funcionamiento del freno de mano y concluyo que técnicamente todo estaba bien”, escribió.

Luego de comprobar que el auto no tenía ningún problema, el agente se dirigió a la patrulla para comprobar cuántas infracciones había cometido, pero su compañero le arrebató los documentos y le dijo que iba a ser multado porque el vehículo no estaba pintado.

Según Sautie este otro agente lo trató en bastante mala forma y cuando trató de explicarle que estaba reuniendo el dinero para poder pintar el vehículo porque era un servicio muy costoso, le respondió que ese no era su problema.

Finalmente, Sautie tuvo que aceptar la multa a pesar de que su auto estaba en perfectas condiciones y lo peor es que no tiene a quién reclamar por esta injusticia.

A continuación, compartimos íntegramente la denuncia de Francisco Sautie:

Exactamente a las 2.10 de esta tarde, en la intersección de las Avenidas Infanta y Manglar, mientras conducía el vehículo de mi propiedad, en compañía de mi esposa, fui requerido por un agente de la PNR.

El agente, un muchacho joven, de buena presencia y muy educado, después de comprobar la legalidad de mis documentos personales y los del vehículo, me invitó a realizar una inspección técnica al vehículo. Revisó el funcionamiento de las luces de ciudad, y los intermitentes (delanteras y traseras), el funcionamiento de las lámparas de freno (stop) y me pidió amablemente que levantara el capó, donde apreció que no existían salideros y que el motor se encontraba limpio. Comprobó finalmente el funcionamiento del freno de mano y concluyo que técnicamente todo estaba bien.

Me preguntó que cuantos puntos por infracciones tenía en mi récord como chofer y le respondí que 8. Pero bueno, en estos casos no hay mucha credibilidad hacia los chóferes y el agente se dirigió al auto patrullero para realizar la comprobación correspondiente. Y ahí se fastidió todo.

Otro tripulante del patrullero, un agente de unos 60 años, muy delgado y evidentemente mal humorado, le arrebató mis documentos al agente joven y educado y caminó hacia mi vehículo y exclamó. Este carro hay que pintarlo.

- Publicidad -

Traté de explicarle que recientemente había logrado hacerle algunos trabajitos de chapistería a mi Chevrolet de 1953 y que ahora me encontraba reuniendo para poder pintarlo.

Pero no valió de nada. El agente malhumorado me preguntó que si conocía la Ley 109 y le respondí que sí y entonces me preguntó que decía el articulo 181.1 y la respondí que no me sabía cada artículo de la Ley 109 de memoria, porque ese no era mi trabajo.

Estábamos exactamente delante del edificio de 20 plantas existente en el lugar, y me aventuré a preguntarle si él sabía diseñar ese edificio.

Me respondió que no (podrán imaginar el tono) y yo le expliqué que eso era, porque su trabajo no era diseñar edificios. Los que entendieron, entendieron, pero me da la impresión que el agente mal humorado no entendió. Le pregunté si él conocía algún lugar donde yo pudiera pintar mi vehículo y el costo fuera acorde con mi salario, pero no sabía; me aclaró que ese era un problema mío.

Finalmente, fui notificado porque mi auto, aunque en buen estado técnico, no está pintado.

En el talón del infractor creo leer que el Expediente del agente malhumorado es 76296051. No está muy legible.

He adjuntado fotografías de mi automóvil.

Con las limitaciones que tenemos, con los precios exorbitantes de los servicios de pintura automotriz y de los materiales necesarios, con agentes como este, realmente no nos entendemos.

Gracias por leer hasta el final.

Nota: Ambos agentes, el educado y el malhumorado, tripulaban en patrullero de Tránsito No. 907.

Exactamente a las 2.10 de esta tarde, en la intersección de las Avenidas Infanta y Manglar, mientras conducía el…

Posted by Francisco Sautie on Tuesday, August 27, 2019

- Publicidad -

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Translate »