Cubana vivió un infierno en México para llegar a Estados Unidos (VIDEO)

Foto: Laisel Gómez
0 2.217

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

- Publicidad -

Anisladys Sosa Almeida, es una cubana que se encuentra en un centro de detención en El Paso, Texas, a la espera de que procesen su solicitud de asilo en Estados Unidos y que tuvo que superar difíciles obstáculos para llegar a ese país, informó el diario El Universal.

La joven salió de Cuba rumbo a Panamá el pasado 24 de marzo para hacer la travesía y así poder reunirse con su esposo Laisel Gómez, quien es residente en Estados Unidos desde el 2014.

Foto: Laisel Gómez

Se unió a un grupo de migrantes y atravesaron Costa Rica, Nicaragua, Honduras, prácticamente sin problemas, pero todo empeoró cuando llegaron a México, pues, aunque le dieron un salvoconducto, la detuvieron más adelante y la enviaron a la estación migratoria de Tapachula.

Foto: Laisel Gómez

“No hubo grandes problemas en esa parte del camino, se movían rápido. Ya con su documento, mi esposa pide un taxi y con ella se suben otras dos personas, de Centroamérica, para que los llevaran a una central de autobuses. La idea era moverse y comenzar a ir hacia el norte, pero antes de llegar los pararon en un retén de migración. Los dos acompañantes le dieron 100 dólares, cada uno, pero a ella no le aceptaron el dinero porque era cubana y tenían órdenes de detener a todos los cubanos”, declaró Laisel.

Anisladys fue acusada de llevar un documento falso, aunque su salvoconducto fue expedido por las autoridades migratorias mexicanas, pero según su esposo esto solo era una manera de detener a los cubanos para enviarlos de vuelta a la isla.

Foto: Laisel Gómez

Cuando se enteró de la detención, Laisel viajó inmediatamente a Tapachula y se dirigió a diferentes instituciones mexicanas para exigir la liberación de su esposa, pero ningún funcionario quiso resolver su caso.

Foto: Laisel Gómez

- Publicidad -

“Afortunadamente había un representante de la Comisión Internacional de Derechos Humanos, Víctor Hugo Tomasini Molina. Él me ayudó, me dio el apoyo que necesitaba para poder ver a mi esposa, quien ya se sentía mal, se veía enferma y desnutrida; casi no le daban de comer, no le daban mucha agua y no hubo más que se la llevaran al médico”, narró.

Luego de realizar varios reclamos consiguió que su esposa fuera trasladada al Hospital General de Tapachula, los doctores le diagnosticaron una fuerte infección y le indicaron que debía permanecer ingresada, pero al día siguiente oficiales de migración dijeron que no tenía nada y la enviaron de vuelta a la estación migratoria.

Foto: Laisel Gómez

Cansados de esperar su liberación y temiendo que fuera deportada a la isla, Anisladys fue una de las que se fugó de la estación migratoria el pasado 8 de mayo, se unió a su esposo que la esperaba fuera del lugar y siguió su camino a la frontera luego de contratar a un coyote.

“Para no ser detectados la sacaron primero por mar; no sé por cuál parte de Chiapas; cruzaron el golfo de Tehuantepec en una embarcación y llegaron a un punto de Oaxaca y de ahí viajaron a Puebla sin llamar la atención, después llegaron hasta Durango tranquilos y la última parada fue Ciudad Juárez. La instalaron en un albergue sin dar su nombre porque la estaban buscando las autoridades mexicanas”, contó.

Foto: Laisel Gómez

Una vez ahí decidieron que no podía continuar esperando porque se arriesgaba a ser detenida, así que cruzó de manera ilegal la frontera con Estados Unidos y se entregó a las autoridades migratorias de ese país.

Ahora Laisel va a visitarla cada cierto tiempo, pues él vive en Dallas, pero nunca olvidará todo lo que tuvo que vivir Anisladys durante esa travesía.

- Publicidad -

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Translate »