Cubana que sobrevivió a la creciente del río Darién cuenta su experiencia

Foto: BBC Mundo
0 718

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

- Publicidad -

Leydis Agüero Mena, fue una de las cubanas que se encontraba en Panamá cuando ocurrió la creciente del río Darién en el mes de abril y aunque ella pudo salvarse, vio como las aguas arrastraban a muchos de sus compatriotas, informó Diario de Cuba.

La cubana de 32 años reveló que la creciente llegó de forma imprevista, no se escuchó ningún ruido que los hubiera puesto sobre aviso a las personas que se encontraban durmiendo tranquilamente.

Según la joven algunas personas consiguieron nadar hacia la orilla y ponerse a salvo, pero la mayoría fueron arrastrados por la creciente, pues las aguas tenían mucha fuerza y era muy difícil moverse contra la corriente.

“Todo sucedió en medio de un silencio sepulcral. Sin el más mínimo ruido, una creciente arrasó con las tiendas de campaña. Solo los gritos desesperados de auxilio me despertaron. Algunos lograron llegar nadando a la orilla, pero a la mayoría se los tragó la creciente”, declaró.

La creciente duró alrededor de treinta minutos, luego de eso las aguas volvieron a tomar su nivel, pero eso fue suficiente para que se llevara a gran cantidad de personas, así como tiendas de campaña y mochilas donde guardaban sus pertenencias.

Leydis y varias personas más que viajaban con ella trataron de encontrar sobrevivientes, pero, aunque caminaron durante horas por toda la zona, solamente encontraron cadáveres, la mayoría en un avanzado estado de descomposición.

- Publicidad -

“Así como creció, el río bajó. A los 30 minutos las aguas estaban calmas de nuevo, pero nada pudimos hacer por salvar a nadie. Solo había cadáveres esparramados por las orillas, solo vimos cadáveres arrumados, diez contra los árboles, cuatro contra las rocas y algunos en las playas. Los cadáveres los dejamos tal cual para evitar problemas con la ley”, expresó.

De acuerdo con el testimonio de Luis Guerrero Araya, delegado de la Asociación de Derechos Humanos de Costa Rica, al menos 53 personas perdieron la vida en la creciente, aunque esta cifra puede aumentar considerablemente porque nadie sabe con seguridad cuántos migrantes había en la selva del Darién en esa fecha.

“Desde diferentes vórtices y fuentes se puede hablar de 53 muertos, pero confirmación de una autoridad panameña no tenemos aún. El Comité de Derechos Humanos de Costa Rica desplazó a la frontera un delegado, para corroborar con el Departamento de Investigación de Panamá”, explicó.

Araya había confirmado anteriormente que por lo menos 12 cubanos habían muerto arrastrados y por las aguas y dijo que identificar los cuerpos será muy complicado porque un análisis de ADN en Costa Rica cuesta mil dólares y su organización no cuenta con los fondos suficientes para pagar esos exámenes.

Will Guerrero, una persona que se dedica a ayudar de manera anónima a los migrantes contó que el río Darién está lleno de caimanes y que en esta época es muy común verlos en tierra por las inundaciones, por lo que considera que muchos cadáveres han sido devorados por estos animales y nunca podrán ser encontrados.

- Publicidad -

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Translate »