Cubana pide entre lágrimas que no deporten a su esposo

0 4.705

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

- Publicidad -

Ismary Ramos, una cubana que vive en Estados Unidos se encuentra desesperada porque su esposo Yordi Amorós se encuentra en un centro de detención para migrantes y corre el riesgo de ser deportado a la isla, informó América Tevé.

La joven contó que su esposo estuvo en un centro de Misisipi y que su petición de asilo por miedo creíble le fue negada, luego de eso lo trasladaron a una cárcel de Luisiana y le permitieron comparecer nuevamente ante una corte de migración, pero tampoco aceptaron su caso.

Según Ismary la excusa que le dio el juez fue que es un peligro para la sociedad estadounidense, pero ella cree que el proceso no fue transparente porque ni siquiera dejaron que su abogado estuviera presente.

“Dicen que es un peligro para la sociedad de este país, pero él simplemente lo que busca es un refugio en Estados Unidos porque su vida en Cuba peligra. Él era un opositor independiente y lo han golpeado varias veces por estar en contra del gobierno”, declaró en el programa A Fondo de América Tevé.

Ramos reveló que consiguió hablar con su esposo y cuando los guardias del centro de detención se percataron que estaba contando la realidad de su caso lo trasladaron a una celda de castigo y lo dejaron incomunicado.

- Publicidad -

La joven contó que su esposo y un grupo de cubanos están haciendo una huelga de hambre en el centro de detención pidiendo a las autoridades norteamericanas que no los deporten a la isla.

- Publicidad -

“Me acaba de mandar un mensaje diciendo que está en huelga de hambre, que no quiere regresar a Cuba y que, si se muere o le pasa algo, que lo recuerde con mucho amor y mucho cariño. Yo pido que no me lo regresen a Cuba porque me lo matan, es mejor estar preso en Estados Unidos que regresar a Cuba. Él no es ningún criminal, solo quiere justicia”, expresó entre lágrimas.

Ismary lleva ya tres años sin poder ver a su esposo y denunció que en el centro de detención de Misisipi estuvo sometido a tratos inhumanos que le dejaron secuelas psicológicas y enfermedades.

Ángel Leal, abogado de inmigración explicó que existen seis motivos por los cuales las autoridades pueden negar la petición de miedo creíble y dijo que el detenido ya no tiene derecho a una nueva entrevista, aunque puede presentar una apelación.

Otra de las acciones que se puede llevar a cabo en este caso sería presentar una reclamación ante una corte federal alegando que los derechos del detenido han sido violados y que se incumplieron las leyes estadounidenses.

- Publicidad -

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Translate »