Cubana denuncia que su hermana murió por negligencia médica en hospital de Ciego de Ávila

0 1.046

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

- Publicidad -

La cubana Yoli Torres, utilizó sus redes sociales para denunciar que su hermana Nancy Telle perdió la vida como consecuencia de una negligencia médica cometida por especialistas del Hospital Antonio Luaces Iraola en la provincia Ciego de Ávila.

De acuerdo con su testimonio, su hermana acudió por primera vez al Hospital Antonio Luaces Iraola el pasado 14 de enero con un fuerte dolor en el abdomen, pero los doctores que la atendieron le dijeron que sufría un cólico nefrítico, la inyectaron y la enviaron de vuelta a su casa.

Amigos míos la tristeza que tengo es tan grande que sentí la necesidad de compartirla en unos de los días más tristes de…

Posted by Yoli Torres on Monday, January 20, 2020

- Publicidad -

Yoli Torres dijo que la manera de diagnosticar un cólico nefrítico es mediante un ultrasonido, algo que en esa ocasión no realizaron y que al otro día la remitieron a la consulta de ginecología, pero la doctora comentó que no podía atenderla porque estaba muy ocupada.

El sábado 18 de enero la paciente volvió al hospital porque no soportaba el dolor y finalmente la atendieron porque sus familiares protestaron y cuando le hicieron el ultrasonido descubrieron que tenía peritonitis, pero era ya muy tarde y falleció once horas después.

- Publicidad -

Desde el fondo de mi corazón quiero agradecer en mi nombre y el de mi familia a todos por sus palabras de aliento, las…

Posted by Yoli Torres on Wednesday, January 22, 2020

La hermana de Nancy Telle culpó de negligencia todos los médicos y aseguró que va a hacer todo lo posible para que paguen, porque ha dejado devastada a la familia y huérfana a una niña de siete años.

A continuación, reproducimos íntegramente la denuncia realizada por Yoli Torres:

Desde el fondo de mi corazón quiero agradecer en mi nombre y el de mi familia a todos por sus palabras de aliento, las mismas que me han servido dentro de mi dolor para seguir adelante en mi propósito de que se sepa y se haga justicia ante la impunidad, el desamor, la falta de humanismo, el poco deseo de trabajar de un grupo de médicos desgraciados que solamente están en una consulta por el salario o por el simple hecho de cumplir para que se le sea otorgada una misión internacionalista para ir a salvar vidas a cambio de dinero y pacotilla sin pensar verdaderamente en lo más importante que es la vida de las personas.

A mí hermana la dejaron morir, desde el día 14 de enero que fue por primera vez al Hospital Antonio Luaces Iraola de la provincia de Ciego de Ávila donde llegó con un fuerte dolor en el abdomen y que después de un simple análisis de orina diagnosticaron que tenía cólicos nefríticos. No hay que ser médicos para saber que para determinar si hay un cólico nefrítico hay que hacer un ultrasonido, pero no, los médicos de Ciego de Ávila son adivinos, inyección y para la casa. Continúa yendo al otro y al otro día con su dolor en aumento y solo lograba que la volvieran a inyectar. Hubo un médico que con un poco de sentido común determinó que este era un caso de ginecología y la remitió hacia allá, donde al llegar a la consulta la doctora muy molesta manifestó que no entendía por qué se la enviaban a ella que estaba muy ocupada. Finalmente la vio de malas ganas y dijo que no tenía nada ginecológico y se la volvió a enviar al MGI, quien la volvió a inyectar y para la casa. Desgraciada doctora, debería morirse. Mi hermana tenía un quiste que se le había reventado. Estuvo aguantando dolor hasta el sábado 18, cuando volvieron al hospital hubo que dar un escándalo para que apareciera quien la atendiera. Sin una camilla, sin un camillero, mi madre tuvo que recorrer todo el hospital para encontrar un desgraciado médico porque todos estaban durmiendo. Al llegar al departamento de rayos x había un cartel que decía: equipo apagado por recalentamiento por favor espere. Estuvo apagado 3 horas desde las 12 de noche. Cómo es posible que un equipo esté sobrecalentado a las 12 de la noche en un hospital donde nadie trabaja. Finalmente le hacen el dichoso ultrasonido que detectan que mi hermana tenía una peritonitis que acabó con su vida 11 horas después. Malditos todos, ya no había nada que hacer, mi hermana estaba muerta por la negligencia y el mal trabajo de todos, ella estaba llena de vida solamente tenía un dolor que necesitaba ser revisado.

No voy a descansar, lo voy a hacer todo para todos y cada uno de estos malditos paguen por la vida de mi hermana, por la tranquilidad de mi madre y por el futuro de su hijita de 7 años que no tenía ninguna necesidad de quedarse sin su madre. Quiero que todos paguen por su negligencia, que esa doctora que está hoy muy tranquila en su casa sin siquiera saber que Nancy Telle hoy está muerta por su culpa. El mundo debe saber que cada día en este hospital la gente muere por falta de atención y que para ellos y para la provincia no significan más que datos de estadísticas. No voy a parar, no me voy a cansar, aunque me lleve el resto de mi vida. Nadie merece pasar por esto.

- Publicidad -

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Translate »