Cuando los años fuera de Cuba pesan

shutterstock.com
0 196

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

- Publicidad -

Cuando sales de Cuba, a veces sin darte cuenta el tiempo pasa más de lo que debería. Llegas con la ilusión de volver de vacaciones en 6 meses, máximo un año o poco más, pero chocas con realidades que pesan.

Parte de la aventura de comenzar de cero y conocer cosas nuevas es también pensar en lo que dejaste atrás, no por egoísmo, al contrario, lo hiciste por las ganas de progresar y darle ese progreso a tu familia.

Pero aún si el tiempo duele a medida que pasa y aquellas ilusiones de recién llegado no se cumplen. Quizá por falta de dinero o demora en los documentos y artilugios legales necesarios, quizá porque aquella persona que esperabas ver a tu regreso ya no está en este mundo.

Es ahí cuando los días se alargan, se convierten en semanas, meses, años de no volver a la madre patria. Es ahí cuando el dios cronos comienza a pesar con todo su poder.

- Publicidad -

Y entonces te pones justificaciones que para todos parecen lógicas menos para ti. Contienes las lágrimas pues fue el destino que elegiste por ti mismo y ahora no parece tener sentido. Piensas en todo los momentos perdidos en la lejanía…y entonces lloras.

La carga cada día aumenta traducida en ganas de ver la tierra otra vez, de sentir el olor de Cuba, de cantar, de reír, de ser feliz como lo fuiste y nunca te diste cuenta. Sí, porque aunque parezca raro en la pobreza también se es feliz de muchas formas.

La Isla llama a gritos al escuchar el sonido de un avión, llama en los correos de familia y las fotos donde no estás. Llama en cada fibra de tu ser cuando sabes que aun el regreso demora y los años pesan.

- Publicidad -

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Translate »