Cosas con las que tienes que vivir cuando sales de Cuba

Willowtreehouse / Shutterstock.com
0 225

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

- Publicidad -

Cuando sales de Cuba con una mochila de sueños, ni siquiera imaginas que tendrás que vivir cosas raras, que te harán sentir un extraño, un intruso en tierra ajena.

Conocerás cosas nuevas y bellas pero anhelarás inevitablemente aquellas que viviste en tu país. Y no se trata de comparar cuanto ganaste o perdiste con el cambio, se trata de sensaciones que permanecen aún con el transcurso de los años. Cosas con las que tienes que vivir como emigrado.

La lejanía:

Partimos con todo el ánimo de luchar y hacer fortuna, pensando que extrañar será más fácil, y que las luces en los rascacielos borrarán de los ojos y la mente la nostalgia embargadora, pero desgraciadamente ese proceso tarda más de lo que esperamos. El deseo de ver a aquellos que dejaste y el terruño que te vio nacer, carcome y hiere. Duele pensar en los momentos importantes que pierdes lejos de los tuyos.

Shutterstock.com

- Publicidad -

El nuevo ritmo de vida sin demasiada socialización:

Ya los amigos de la infancia quedaron al otro lado del mar o del mundo, y hacer amistades ya no es tan fácil como antes. Además, ya no son las mismas personas, ni se comportan o hablan como tú. El círculo de amigos se hace cerrado y menos divertido.

Shutterstock.com

La soledad:

- Publicidad -

El calor humano que el cuerpo del cubano necesita ya no está. Y no hablo de temperaturas, sino de la necesidad de abrazar, de besar, de gritar como antes lo hacíamos. Esa alegría de compartir todo el tiempo lo poco y lo mucho, de reír a carcajadas en grupo. Ahora esos momentos ya no se repiten tan a menudo.

Lasse Ansaharju / Shutterstock.com

La picardía:

Aquellos cuentos picantes o subiditos de tono que hacíamos a cualquier hora y en cualquier lugar sin importar quienes estaban presentes, ahora son de mal gusto en ciertos escenarios. Ya esos ataques de espontaneidad no son bien vistos por muchos, pues no tienen las mismas costumbres que tú.

Lesinka372 / Shutterstock, Inc.

La paranoia:

Venimos de una nación que con sus miles de defectos nos ofrece mucha seguridad. Caminamos en la madrugada sin sigilo, con la misma alegría de quien lo hace a las dos de la tarde. No significa que no haya delincuencia, pero sí que esta es más baja comparada con muchos países. Cuando sales de la Isla eso te hace demasiado confiado en principio, y luego paranoico.

Martyn Jandula / Shutterstock.com

En fin, los cubanos emigramos por diferentes razones, a veces sin saber lo que nos tocará experimentar fuera, pero siempre con el pedacito de corazón que dejamos en Cuba.

- Publicidad -

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Translate »