Conmovedora carta de un cubano a sus compatriotas que han desaparecido en la selva del Darién

0 619

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

- Publicidad -

El cubano Antonio Rossi, compartió en sus redes sociales una conmovedora carta de despedida de un migrante cubano desaparecido en la selva del Darién cuando intentaba llegar a Estados Unidos.

Aunque Rossi aclaró que se trata de un texto de ficción y no de una historia real, es su manera de homenajear a todas esas personas que han perdido la vida en la selva panameña persiguiendo sus sueños.

“Son millones de familias cubanas que durante 60 años sufren estas cosas, la carta la escribí yo utilizando un personaje de ficción, Juan, en representación de todos los cubanos fallecidos tratando de llegar a Estados Unidos y huyendo de la miseria y la represión del gobierno de Cuba”, dijo.

En el texto Juan sabe que va a morir sin poder lograr su sueño y quiere despedirse de su madre y de su hija, diciéndoles que lamenta no haber podido ayudarlas a salir de la pobreza, pero que por lo menos lo intentó.

Le pide a su madre que no sufra por el hecho de no poder recuperar su cuerpo, que de seguro quedará sepultado en la selva panameña, pero que al menos se siente feliz de haber muerto luchando por su libertad.

- Publicidad -

También le dice que está seguro que Dios la compensará a ella y a su hija por esta pérdida y que su último pensamiento antes de partir de este mundo será para ellas dos.

A continuación, reproducimos íntegramente el conmovedor texto:

Remitente: (Juan)

Selva El Darién s/n frontera Colombia-Panamá

Destinatario: Mi madre y mi hija

Un lugar pobre de Cuba

- Publicidad -

Triste saber que si lees estas letras es porque ya no estoy en este mundo y que algo me sucedió en mi travesía hacía mi libertad.

Que no se cumplieron en parte mis sueños, porque el de morir fuera de una Cuba comunista, ese si Dios me lo concedió.

Por esto te digo no sufras por no tener mi cuerpo, más si por mi memoria, al final como dice la oración, “el cuerpo imperecedero que acabas de dejar, y que muy pronto será polvo”.

Quiero que sepas que no me regalé a la muerte porque hacerlo no solo repercutiría en mí, sino también en ti y en mi hija a la cuál no podré ayudar en su futuro, que es hoy más incierto que ayer, en ese país donde hasta el futuro nos acompaña hoy en esta selva.

Él es fuerte y si logrará su destino en nombre mío y de aquellos que me acompañan al inframundo, muchos han sido los caminos, selva, mar, aire, en fin, que los caminos de la muerte son muy transitados por los cubanos, el ticket, ese lo compramos desde el mismo momento que abandonamos la cárcel con barrotes de agua.

Pero el mañana si ha de llegar, porque el porvenir futuro de mi Patria tiene un gran soporte en todos los que han triunfado fuera de ella, vivir por ver coño.

Sentirse libre en cualquier arista de la vida, es la riqueza más grande que un ser humano pueda experimentar, aunque breve, pero lo disfrute.

Soy feliz de haber terminado de esta manera, peor hubiera sido que me atraparan y me volvieran allá, allí si hubiera sabido lo que es estar muerto en vida.

Los amo mucho, pero yo escogí mi destino y no me arrepiento de él, solo estoy decepcionado de no cumplirlo y darles todo lo que honradamente merecían, pero tú y yo mami somos personas de fe y sé que Dios compensará mi partida con grandes bendiciones que alivien tu soledad y tu pobreza.

En mi último suspiro, pondré mi mente en las dos, es lo único que me quiero llevar de este mundo. Las amo.

- Publicidad -

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Translate »