Cinco familias cubanas afectadas tras derrumbe en edificio de La Habana

Foto: (W. FERNÁNDEZ CUENCA)
0 223

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

- Publicidad -

Cinco familias cubanas residentes en La Habana han quedado desamparadas luego de que el edificio donde vivían sufrió un derrumbe parcial el pasado 19 de agosto, informó Diario de Cuba.

El derrumbe tuvo lugar en un edificio que se encuentra ubicado en la calle Oquendo 911, entre Desagüe y Benjumeda y entre las personas que resultaron afectadas está una señora de 71 años.

Yoanis Pérez, una de las afectadas por el derrumbe, contó que la edificación se encontraba en mal estado hacía varios años y que en el 2012 les informaron que iba a ser demolida, pero las autoridades nunca hicieron nada por repararla.

Las autoridades de la capital les informaron que por el momento no podían trasladarlos a ningún albergue ni tampoco concederles viviendas, pero ellos temen permanecer en el edificio, pues es probable que se venga abajo en cualquier momento.

Foto: (W. FERNÁNDEZ CUENCA)

- Publicidad -

“Esta edificación está en mal estado desde 1979. En 2012 nos dijeron que había que demolerla, pero como ni siquiera nos dan albergue y no tenemos para dónde ir. Ahora estamos en la calle porque tenemos miedo a continuar dentro de nuestras casas. Los representantes del gobierno nos dijeron que no había nada para nosotros: ni casa ni albergues, y que debíamos seguir aquí, a riesgo de un día amanecer muertos si colapsa otra parte del techo. Nos sentimos totalmente desamparados”, declaró.

Por su parte Rogelio Pagés, reveló que llevan ya varios días durmiendo en la calle, sin acceso a baños sanitarios debido a que quedaron sepultados por los escombros y sobreviviendo gracias a la caridad de los vecinos.

Además, dijo que cuatro días después del derrumbe las autoridades de La Habana llegaron por la zona y les llevaron un pequeño almuerzo que estaba mal elaborado, pero luego se fueron y no volvieron más.

“Ya llevamos cuatro días durmiendo en la calle, no tenemos baño y dependemos de la caridad ajena para poder comer. Solo al cuarto día el Gobierno nos ha dado un magro almuerzo”, expresó.

Las paredes de la edificación que todavía continúan en pie presentan varias rajaduras que ponen en peligro la estructura, además tiene filtraciones y las pocas habitaciones que no se han derrumbado están apuntaladas.

- Publicidad -

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Translate »