Chivo que rompe tambó, con su pellejo lo paga

Emily Marie Wilson / Shutterstock.com
0 144

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

- Publicidad -

Así dice el refrán.

Por eso los chivos oyen un toque de tambores y salen corriendo, en especial el toque de los Batá. Un Chivo que se respeta da un buen chilindrón y un pellejo duro y sonoro.

A mucha gente le gusta bailar al ritmo de los tambores, y si hablamos de conga entonces la fiesta dura casi una eternidad. No se puede ser tan mal agradecido en la vida… hay que agradecerle a los chivos porque por su pellejo existen los tambores batá.

Foto: Nelson González Arancibia/behindatrip.com

Estos instrumentos musicales son de percusión, o sea, hay que darles golpe para que suenen. Los Batá son una verdadera mezcla de tradiciones e identidad de la cubanía.

Dice la gente… “le dieron más golpe que a un tambor”

Y así tiene que ser, porque se trata de un conjunto instrumental integrado por tres tambores de dos parches. Se les llama, de mayor a menor con nombres muy curiosos… aquí van: iyá, itótele y okónkolo.

Está claro que estos nombres son evidentes muestras del pasado cultural yoruba. ¿El tambor en Cuba tiene alma negra?. Buena pregunta… bastante de África llevan los cueros y los toques y de allá vinieron.

El conjunto de los tambores batá se encuentra entre las agrupaciones instrumentales más significativas de la cultura popular tradicional cubana. El chivo que se convierte en tambor tiene que estar más que orgulloso.

Hablemos un poquito de la manera de hacerlos sonar. Al tambor batá hay que saber darle el golpe para que se convierta en sonoridad.

- Publicidad -

Los Batá son tres “membranófonos”, es decir, tres instrumentos con los cuales se hace música al golpearlos… ¿comprendes? Membrana y sonido… pellejo de chivo y música. Tiene una caja de madera en forma “clepsídrica”, que quiere decir en forma de reloj de arena.

Esto es una artesanía y al mismo tiempo una ciencia bastante interesante. Tienes que saber que las membranas o cuero de los tambores batá están apretados por un aro y tensados por correas o tirantes de cuero o cáñamo.

Uno se queda mirando los tambores y es como que su alma de instrumento musical nos llama la atención. No solo se trata de baile y toque… hay que aprender otros secretos.

Por ejemplo, los expertos en construcción de instrumentos musicales aseguran que el sistema de tensión está unido y atado al cuerpo del tambor por otro sistema de bandas transversales que rodean la región central de la caja de resonancia.

Para que tenga la sonoridad un “algo” inexplicable, a los tres tambores Batá de se le une otro instrumento que se llama acheré. Una güira que suena cuando se sacude con ritmo, eso es el acheré. Por lo general está en las manos de quien canta en el toque.

Los tambores batá, gracias al pellejo del chivo, son grandes protagonistas de las prácticas folklórico-populares en Cuba. Cada toque con estos instrumentos es la invocación a las deidades durante los eventos de la santería.

Según los criterios de músicos y místicos, todos los orishas tienen toques que los caracterizan. Tambores de identidad… toques de cubanía para que Te amo Cuba se goce en la isla y si hay algún chivo suelto, se convierta en puro tambor batá.

- Publicidad -

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Translate »