Chistes cubanos de médicos

shutterstock.com
0 46

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

- Publicidad -

Los médicos cubanos se enfrentan cada día a las ocurrencias de sus pacientes y viceversa. El cubano ni enfermo pierde el sentido del humor. A continuación, Te amo Cuba te muestra cuatro chistes vinculados con la medicina.

1- Se encuentra el paciente tendido en la cama, en un hospital del centro de la isla; en la misma habitación están su médico, abogado, esposa e hijos. Todos ellos esperando el suspiro final. De repente el paciente se sienta, mira a su alrededor y dice:

Asesinos, ladrones, mal agradecidos y sinvergüenzas. Se vuelve a acostar y entonces, el doctor, confundido, dice:

– Yo creo que está mejorando.

– ¿Por qué lo dice, doctor?, pregunta la esposa.

– Porque nos ha reconocido a todos.

2- Llega un paciente desde el municipio de Yara en la oriental provincia de Granma. El hombre llega en muy mal estado y el médico le dice: Usted debería haber venido a verme antes.

– Si, bueno, en realidad fui a ver a un curandero.

– Ya. ¿Y qué estupidez le dijo ese curandero?

– Que viniese a verle a usted.

3- En el consultorio, el paciente le muestra a su médico el resultado de unos exámenes de laboratorio.

- Publicidad -

El médico los analiza con cara de preocupación y le dice al paciente:

– Vamos a tener que mandarle a hacer una plaquita

– ¿De tórax, Doctor?

– ¡NO! De mármol.

4- Después de la operación entra el médico a ver a su enfermo y dice:

– Verá usted, señor, tengo que darle dos noticias, una mala y otra buena.

– Empiece usted por la mala, doctor.

– Pues que le hemos cortado los huevos pensando que eran dos ganglios.

– ¿Y la buena, cuál era la noticia buena?

– Pues que los supuestos ganglios no eran malignos.

Los chistes de médicos son muy comunes en Cuba, debido a que la relación entre el galeno y el paciente, es más estrecha.

- Publicidad -

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Translate »