Abel Prieto arremete contra Alexander Otaola y lo llama “patético clown”

0 5.746

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

- Publicidad -

Abel Prieto, exministro de Cultura de Cuba, publicó un artículo en su blog “El vuelo del gato” en el que atacó al presentador Alexander Otaola y lo criticó por denunciar el caso de Paloma Domínguez Caballero, la niña de un año que falleció luego de ser vacunada en La Habana.

“Este individuo se ha valido, incluso, del infinito dolor de los padres. Ha politizado, sin pudor alguno, con sadismo, la tragedia tan honda que ha quebrado a la familia. Desde el cinismo más impúdico, este patético clown ha dicho que la herida tan honda sufrida por la familia y compartida por toda Cuba representa el verdadero rostro del sistema de salud cubano. Es difícil describir todo el odio, la infamia, la carencia de ética y honradez que se sintetiza en esa afirmación”, escribió.

Pero Abel Prieto no paró ahí, pues llamó “payaso” a Otaola y dijo que podría tener cierto reconocimiento a nivel internacional por el éxito que ha obtenido su programa, “pero le falta algo vital para ser efectivamente creíble en Cuba”.

“El payaso en cuestión puede ser exótico, original, estrafalario, y atraer la atención en Cuba y fuera de Cuba. Pero le falta algo vital para ser efectivamente creíble (al menos en nuestro país): la auténtica sensibilidad, el sentido ético y el apego estricto, innegociable, a la verdad”, expresó.

Alexander Otaola entrevistó en su programa a los padres de Paloma y pidió a sus seguidores que denunciaran este hecho y que exigieran al gobierno cubano una respuesta sobre lo sucedido.

- Publicidad -

A continuación, reproducimos íntegramente el artículo de Abel Prieto publicado en el blog El vuelo del gato:

- Publicidad -

Un personaje muy conocido de las redes (eufórico, teatral, falsamente conmovido) ha utilizado un hecho muy amargo y triste que el Ministerio de Salud Pública está investigando con todo rigor y seriedad: la muerte de una niña, a causa, al parecer, de la aplicación de una vacuna de las incluidas para garantizar la inmunización contra trece enfermedades, algo que se viene haciendo y ampliando gradualmente en Cuba desde 1962.

Este individuo se ha valido, incluso, del infinito dolor de los padres. Ha politizado, sin pudor alguno, con sadismo, la tragedia tan honda que ha quebrado a la familia.

Resulta particularmente repugnante tal manipulación de la desdicha y de las emociones que suscita. Desde el cinismo más impúdico, este patético clown ha dicho que la herida tan honda sufrida por la familia y compartida por toda Cuba representa “el verdadero rostro del sistema de salud cubano”. Es difícil describir todo el odio, la infamia, la carencia de ética y honradez que se sintetiza en esa afirmación.

Sobran las estadísticas, las pruebas, las evidencias, acerca del saldo realmente admirable del sistema de salud cubano, en nuestro país y en todo el mundo.

¿Por qué el ensañamiento contra un pequeño país digno, bloqueado, calumniado, que ha hecho lo imposible en las peores circunstancias por garantizar la salud de su pueblo?

Hace unos días, el canciller de Cuba, Bruno Rodríguez Parrilla, se refería en la ONU a los 28 millones de ciudadanos estadounidenses sin seguro médico ni acceso a los servicios de salud. ¿La compasión tan altisonante y enternecedora del referido personaje prestará atención a las víctimas de una situación tan alarmante? No, por supuesto.

El payaso en cuestión puede ser exótico, original, estrafalario, y atraer la atención en Cuba y fuera de Cuba. Pero le falta algo vital para ser efectivamente creíble (al menos en nuestro país): la auténtica sensibilidad, el sentido ético y el apego estricto, innegociable, a la verdad.

- Publicidad -

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Translate »