7 situaciones en las que el cubano no piensa dos veces

Drevs / Shutterstock.com
0 145

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

- Publicidad -

Esa frase de que “el cubano no las piensa” se hace más patente unas veces más que otras. Realmente, ese fruto de la impulsividad proveniente de la sangre caliente y la voluntad única de los nuestros, en ocasiones nos mete en problemas y algunas nos salva como la campana.

Tenemos por ley no escrita, que el miedo a arriesgarse no existe, porque no hacerlo significa no avanzar, quedarse atascados en una misma cosa y eso nos deprime.

Por eso Te amo Cuba les deja 7 cosas que el cubano no piensa para hacer.

Fajarse por un amigo o familiar:

Como dice el dicho “problema con cualquiera de los míos, solución conmigo”. El cubaniche no se pone a pensar si su ser querido tiene la razón o no, se pone de tu parte y hay que meterse con el para dañar a esas personas.

gg-foto / Shutterstock.com

Comer sin pensar en el futuro:

Cuando tenemos hambre le metemos e lo sea que haya regado en el refrigerador, si se acabó, pues a luchar por conseguir más, pero es impensable pasar hambre teniendo alguito en el refri.

rmnoa357/shutterstock.com

No lo piensa dos veces para reírse de lo malo:

Lo mejor que tenemos es como logramos salir de las situaciones complicadas con grandes dosis de humor, lo que no nos hace daño nos fortalece, por eso a la vida de frente y sonriendo.

Shutterstock.com

La propuesta de un viaje:

- Publicidad -

Conocer nuevas cosas es una idea fija del cubano, esas ganas de volar permanecen y ante la menor posibilidad, ni se piensa, la respuesta es sí.

Foto: Cubanos Gurú

Luchar para dar de comer a los suyos:

La comida es más importante que vestir o cualquiera otra cosa y si puede conseguir algo por donde sea, no se piensa, se abre la jaba, y para la casa.

javier gonzalez leyva / Shutterstock, Inc.

Ir a una fiesta:

Ante una invitación de estas intentamos pensar, pero los amigos no te dejan, y seamos sinceros desde ese mismo momento la mente solo procesa música, baile y bebida.

Felix Lipov / Shutterstock.com

Decir las cosas de frente:

En tal caso la lengua adquiere movilidad y mente propia, no nos da tiempo a pensar si es inoportuno o inapropiado. Donde se caiga el burro hay que darle lo palos y las cosas las decimos cara a cara, aunque no sea apropiado.

rmnoa357 / Shutterstock.com

No pensar siempre es un peligro porque nos mete en problemas, a veces bien gordos. Pero preferimos no hacerlo para que nada nos impida lograr los objetivos y para que las personas alrededor sepan, que no andamos con dobleces.

- Publicidad -

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Translate »