6 oficios cubanos que quizás no conocías

0 194

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

- Publicidad -

Quizá algunos cubanos ignoran que existieron en Cuba las llamadas “Escuelas de Oficios”, que ayudaban a los jóvenes a integrarse a un puesto de trabajo, luego de aprender el ABC de algunas profesiones hasta cierto punto difíciles o poco aceptadas.

Luego del escalón de Licenciados, Ingenieros y Técnicos Medios, venían los Obreros Calificados, una especie de ayudante de los anteriores que cumplía un curso corto de unos dos años para el aprendizaje y no exigía muchos requisitos para estudiar, solo aptitud y actitud.

Si para aquellos era imprescindible el trabajo intelectual, para los otros se trataba de algo manual, material y en ocasiones “duro”. Las especialidades se relacionaban y se relacionan con la construcción y la agricultura en la mayoría de los casos.

Pero desde siempre, sin emplear esta designación de Obreros Calificados, existieron oficios que los nacidos en la Isla desempeñaron y Te amo Cuba relaciona algunos a continuación, con la certeza de que aún existen y constituyen el sustento de familias enteras.

Botero:

Así se le conoce a los choferes de almendrones (carros antiguos) que se mueven por rutas similares a los autobuses en Cuba. Son taxistas que hacen maravillas para mantener sus autos en activo. Hay quien tiene algún centro de trabajo y en algunas horas del día se dedica a “botear.”

Marco Crupi / Shutterstock.com

Limpiabotas:

el que lustra los zapatos. En Cuba hay cajones de limpiabotas en determinados sitios aunque algunos se mueven de lugar. Es algo antiquísimo que todavía existe en el mundo. Grandes músicos como Benny Moré tuvieron que ganarse la vida de esta forma.

Toronto-Images.Com / Shutterstock.com

Desmochador:

Un oficio peligroso y con riesgos para la vida, pero que supone destreza en el que lo ejerce. Son personas que se encaraman a las palmas reales para cortar el palmiche que se emplea como alimento animal o a los cocoteros para conseguir la materia prima de dulces y postres.

- Publicidad -

Foto: lezumbalaberenjena

Herrero:

El herrero es el oficio vinculado con los caballos. Consiste en “calzar” a las bestias que se emplean para la llamada “transportación alternativa”. En este mundillo de animales, hay quienes cortan la yerba y la venden, muchas variantes para ganar un dinero extra.

Shutterstock.com

Barbero:

Aunque las barberías y peluquerías en Cuba ya forman parte del llamado “trabajo por cuenta propia”, hay algunos fígaros que hacen su trabajo en pequeños locales, a escondidas de inspectores. El costo de un corte oscila entre 5 y 10 pesos.

The Visual Explorer / Shutterstock, Inc.

Buquenque:

“Uno a Guanabo”, “cinco hasta La Lisa”, son algunos textos que se escuchan alrededor de los almendrones. Los dice el buquenque, especie de voceador que consigue atraer pasajeros. Casi ninguno tiene licencia y cobran comisión por cada taxi que llenen. Es el amigo cercano del botero, una especie de intermediario con los clientes. Ahora se le llama “gestor de transporte”.

EGT-1 / Shutterstock.com

Estos son algunos oficios muy populares en Cuba y que perduran pese a la modernidad y a los fuertes impuestos que se implementan hoy día. Casi todos estos empleos tienen un factor común: no son fuente de lucro y quienes los ejercen suelen ser personas sencillas y laboriosas.

- Publicidad -

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Translate »