5 rituales y mitos cubanos según la época del año

marcin jucha / Shutterstock.com
0 937

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

- Publicidad -

Nadie puede negar que el cubano es supersticioso y aunque no crea en nada, le es casi imposible no caer en los muchos rituales o mitos, que ha escuchado a su alrededor desde que tiene uso de razón.

Te amo Cuba seleccionó estos cinco momentos del año que acogen rituales y mitos pasados de generación en generación en nuestra tierra.

Cortarse las puntas del cabello el 2 de febrero

Cada año en este día las madres alistan sus tijeras y las peluqueras no paran de tener clientes. Pues se cree que con tan solo el corte de las puntas, el cabello crecerá con más fuerza y belleza. El día de la Candelaria es el indicado desde tiempos remotos para un corte de cabello en Cuba.

Shutterstock.com

- Publicidad -

Mojarse en el primer aguacero de mayo

Este ritual cubano es muy conocido, pues aseguran que nada como el primer aguacero de este mes para embellecer la piel, el cutis y el cabello de los mojados. Además aseguran que después de este aguacero es que se pueden comer los mangos, estarán más maduros y dulces.

rmnoa357 / Shutterstock.com

Salir con la maleta y dar la vuelta a la manzana

- Publicidad -

diciembre y en particular el fin de año parece ser una época de gran cantidad de rituales, evidentemente el cierre de un ciclo e inicio de otro destapa las supersticiones de todos. La maleta en específico es para pedir un viaje, familias enteras sacan un maletín, mochila o maleta de rueditas y rodean toda la manzana con la esperanza de que el nuevo año les traiga el añorado vuelo.

Foto: Anabel Díaz

Tirar un cubo de agua a la calle:

Otro de los rituales de fin de año más conocido, a las 12 de la noche del 31 de diciembre se arroja el agua por el balcón, ventana o puerta de la casa para sacar todo lo malo y lo negativo del año viejo. Se trata de crear espacio para que entre lo positivo y la buena vibra a nuestros hogares.

Anabel Díaz

Vestirse de un color específico:

Durante todo el año en Cuba se rinde tributo a diferentes deidades, en diferentes creencias religiosas. Por ejemplo el día de la Virgen de la Caridad u Ochún, el 8 de septiembre nos vestimos de amarrillo, el 4 de diciembre día de Santa Bárbara o Changó nos vestimos de rojo, el 17 de diciembre día de San Lázaro o Babalú Ayé de Morado, o en fin de año vestimos de blanco, por ejemplo.

Marco Crupi / Shutterstock.com

Y es que en efecto muchas veces en Cuba hace falta agarrase a algo, tener fe, esperanza, confianza, nuevas energías, aché o como queramos llamarle a nuestra forma de expresar la espiritualidad, aquello que no podemos demostrar científicamente pero que nos impulsa a seguir cada día.

- Publicidad -

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Translate »