5 razones que hacen al cerdo el mamífero nacional de Cuba

Yoni Gonzalez/Cubanos Guru
0 220

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

- Publicidad -

El cerdo en Cuba pudiera, sin duda alguna declararse un mamífero nacional, como diría el dúo Buena Fe en unas de sus canciones. La verdad es que los fines de año en la isla no serían lo mismo sin la típica carne porcina.

Pero ese no constituye el único motivo para la nominación del animal a tan distinguido puesto. Entre los cubanos parece una elección natural, pero quienes no nacieron en la Mayor de las Antillas se preguntarán ¿por qué no el delfín, el manatí o…la vaca?

La respuesta resulta sencilla y las razones sobran, aquí les dejamos algunas.

El cariño

En la vida cotidiana del cubano de a pie, un cerdo cambia la rutina. Come de las sobras de la comida de su dueño y de los vecinos también, entre cáscaras de viandas y otras cosas (a esta mezcla de sobras se le llama sancocho). Los bañan y atienden casi como una mascota. Lo mismo se crían en el patio de una casa que en el balcón de un apartamento, y como cualquier otro animal doméstico tienen nombre y todo. Con un cuidado tan esmerado es fácil encariñarse al punto de sentir lástima del animal en el momento de sacrificarlo para obtener alimento. Claro, la lastima termina cuando el olor a masas fritas o chicharrones comienza a inundar el aire.

- Publicidad -

La crianza

La mayoría de los isleños adquieren los cerdos luego de los 45 días de nacido, o sea, nos convertimos en algo así como la familia sustituta del recién nacido. Durante el tiempo que permanece en casa todos se involucran en su atención. Algunos les toca darle la comida, otros limpiar el corral, balcón o cualquier otro sitio donde decidan instalar al nuevo inquilino. El caso es que como todos comen, todos tienen que aportar en la crianza.

Martchan / Shutterstock.com

La comida

- Publicidad -

Si de comida hablamos, lo bueno del cerdo es que en Cuba todo se aprovecha. El pellejo (cuero) para chicharrones, un saladito típico en reuniones de amigos donde hay bebida de por medio. La grasa sirve para empellas y de paso como sustituto del aceite para todo tipo de comidas. Las vísceras en salsa o en fricasé. Costillas fritas, pernil asado, paletas para bistec, y patas y cabeza para la cotidiana caldosa que ameniza la fiesta y se reparte en el barrio.

Precios

Ahora en cuestión de precios también tiene lo suyo. Aunque de manera estatal en Cuba la carne de cerdo posee un precio relativamente asequible no da abasto para todos, y es ahí donde entran los particulares con precios astronómicos, que más pareciera que lo que vende es caviar en vez de cerdo. Pero claro como una buena actividad sin cerdo ya no sabe igual, pues de todas maneras “hay que echar el dinero pa’lante”.

Shutterstock.com

Compartir

Es que de disfrutar juntos se trata la vida de cubano, lo que no se comparte pierde gracia. La matanza de cerdo deviene todo un acontecimiento barrial. Reúne a más de 5 vecinos que para la preparación y deshuese del animal. Y las mujeres a poner sazón a las empellas y todos los alimentos derivados. Y luego siempre los amigos se llevan una porción a casa como premio a la participación en el evento.

Constituye una fiesta que puede tomar como pretexto el fin de año o simplemente la llegada de un ser querido, pero prima algo: la familiaridad sin necesidad de lazos sanguíneos.

Shutterstock.com

- Publicidad -

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Translate »