5 obras del cine independiente cubano

Marco Crupi / Shutterstock.com
0 127

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

- Publicidad -

A pesar de las carencias económicas y la escasez de recursos donados por patrocinadores, ha nacido y se ha desarrollado esta nueva corriente de creadores cinematográficos en Cuba.

Lo que llamamos cine independiente, es la visión de jóvenes cineastas que quieren devolver al séptimo arte en la isla el esplendor de otros tiempos, pero apartados de la colaboración estatal. Una nueva propuesta artística que rompe esquemas y aumenta en calidad.

Aunque poco conocidas, hoy existen muchas obras nacidas bajo esta modalidad cinematográfica que son interesantes y vale la pena ver. Te amo Cuba les muestra algunas.

Otoño

Esta obra se encarga de recrear la melancolía de La Habana, una ciudad detenida en el tiempo en muchos aspectos. Constituye la visualización de un video-danza filmado con recursos propios en 2013. Su Directora Laura Domingo, quiso representar a la capital cubana, no desde las postales que siempre ven los turistas, sino en los contraste propios de la ciudad.

Patria

Dirigido por la realizadora Susana Barriga en 2007, es un documental que narra la historia de Yubisnel, un chico de 22 años que quiere partir, pero no hace nada excepto arreglar el mismo camino desde hace cinco años. Una reflexión sobre la evasión del futuro y la situación social de muchos jóvenes en la Isla.

- Publicidad -

Cómo construir un barco

Otro documental de la realizadora Susana Barriga, también sobre la partida de los cubanos. Esta vez se hace desde un punto de vista diferente. El tema de la emigración ilegal en un pueblo de pescadores y como esto les afecta en su trabajo diario.

Molina´s Ferozz

Se trata de un largometraje de ficción, dirigido por Jorge Molina. El escenario está en los campos de Cuba, donde Miranda, una hermosa adolescente vive junto a su madre en un sitio apartado. El tío Inocencio, es un fornido leñador y ambas, madre e hija, desean sexualmente al hombre debatiéndose entre ceder o no ante sus más íntimos deseos.

Santa y Andrés

El guion de la producción de Carlos Lechuga, le valió el premio Julio Alejandro de la Sociedad General de Autores y Editores de España. El director creó una película muy humana sobre los personajes silenciados que dicen “basta”. La historia de un escritor homosexual que luego de vivir en los 60 y los 70 en la Isla se sentía incomprendido, apaleado, maltratado. Santa es otra identidad marginada a la cual el realizador le pone voz.

Hoy en día el movimiento de cine independiente cubano va tomando fuerza aun con escasos recursos materiales y no muchas opciones de financiamiento, pero sin dudas resulta una alternativa con nuevas aristas del séptimo arte.

- Publicidad -

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Translate »