5 motivos para no pensar como los cubanos

GTS Productions / Shutterstock.com
0 121

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

- Publicidad -

Definir exactamente como piensan los cubanos resulta en extremo difícil. Es que somos tan espontáneos e inventores, que casi nunca se puede predecir lo que pasa por nuestras cabecitas.

Lo que sí es un hecho, es que somos prácticos, impulsivos, y bastante rápidos a la hora de pensar, y eso nos puede traer problemas. Aquí les dejamos 5 razones para no pensar como nosotros:

Ser inoportunos:

El cubanos como bien se conoce es fiestero por naturaleza, y piensa que todo el mundo es igual. El hecho de formar un “pari”, con un palo y una lata, tomar bebidas alcohólicas, además de hablar y cantar a todas voz, puede traernos problemas cuando salimos de Isla. Esa comprensión de los vecinos que se sumaban a la celebración contigo ya no existe, y te toca moderarte para no ser declarado vecino no grato.

Soy cubano
Nadezda Murmakova / Shutterstock.com

Pecar de confianzudos:

Lo de pensar que la casa de los amigos es como la tuya propia, subir los pies en los muebles, abrir el refrigerador y saludar a cualquiera como si lo conocieras de toda la vida, puede parecer normal y delicioso para nosotros, pero el resto del mundo lo ve como exceso de confianza y en el peor de los caso mala educación, así que cuidado.

Lesinka372 / Shutterstock.com

Parecer irresponsables:

- Publicidad -

El optimismo extremo de los nacidos en Cuba, a veces puede resultar un tanto irresponsable para los demás. Pensar que todo tiene solución, dar por sentado que las cosas saldrán bien aun en las peores condiciones, y la filosofía de Hakuna Matata de los animados “Timón y Pumba” del Rey León, hace que muchos vean en nosotros a gente irreflexiva y loca. La pasión nos ciega.

Shutterstock.com

Pecar de indiscretos:

La personalidad frontal de isleño ya no es un secreto para nadie, y como no medimos momento ni lugar para soltar las verdades que tenemos atoradas en la garganta, a veces pecamos de indiscretos o empeoramos el problema.

gg-foto / Shutterstock.com

Ser tildados de irreverentes:

Pese a lo que algunos suelen pensar, el antillano tiene un espíritu rebelde y tiende a pensar que nadie puede venir a machucarlo sin razón. Por ese hecho, las personas que no nos conocen nos tildan de orgullosos, arrogantes e irreverentes.

Emily Marie Wilson / Shutterstock.com

Pensar como los cubanos, sí, tiene sus desventajas, sobre todo en el extranjero, pero cuando llegas a conocer bien a uno de nosotros te das cuenta de que también es un privilegio. Ponerle, alegría, inventiva y pasión a todo en la vida, beneficia más de lo que estorba.

- Publicidad -

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Translate »