5 marcas de bicicletas muy utilizadas en Cuba

Joseph Sohm / Shutterstock.com
0 1.057

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

- Publicidad -

Desde casi siempre, la bicicleta fue un medio de transporte en la Isla. Lo mismo sirve para llevar los niños a la escuela, buscar alimentos para los animales o pasear y hacer gimnasia.

Hoy día, en las grandes ciudades, los ciclistas disponen de carril propio, pero en los pequeños pueblitos son comunes las indisciplinas y accidentes del tránsito, casi siempre por las imprudencias de los conductores.

DayOwl / Shutterstock.com

Con la llegada del llamado “período especial”, este medio de transporte cobró auge debido a las penurias económicas del país y la falta de combustible. Surgieron entonces campañas para hablar de las bondades de los ciclos y se incrementó el tránsito de estos medios.

Te amo Cuba quiere ser testigo de ese “parque” de bicicletas utilizadas en la Isla. Te relacionamos 5 de las más conocidas:

- Publicidad -

Niágara

Las bicicletas de marca Niágara son de origen norteamericano. Llegaron a Cuba en los años 50 y desde ese momento se utilizaron como medio de transporte. Por su consistencia y fortaleza se emplearon para el trabajo en almacenes y bodegas.

Rusas

Se conocían como las bicicletas “veintiocho” hechas en la extinta URSS. Tenían guardafangos, parrilla, dinamo y eran un poco toscas. Se vendían a 140 y tantos pesos. Su designación se debe a la dimensión de las gomas.

Foto: Cubanos Gurú

Chinas

- Publicidad -

Las hubo, y todavía las hay, de varias marcas, desde la Forever hasta la Flying Pigeon. Estas últimas costaban alrededor de 70 dólares al estado cubano que, según cifras, compró 1.5 millones de bicicletas chinas durante los años 90, época de crisis en el transporte. Las había con “caballo” o sin él, que no era más que una forma de diferenciarlas para hombres o mujeres. Costaban 130 pesos, pero en el mercado negro se comercializaron hasta por 2 mil pesos.

Shutterstock.com

Cubanas

La provincia de Villa Clara acogió la construcción de bicicletas que se llamaron “Minerva”, igual que la fábrica en cuestión. Un tanto débiles y poco atractivas, resolvían el problema a los cubanos. Luego proliferó la construcción de los ciclos en otros puntos del país y para el año 1995 se fabricaron cien mil unidades, según el documental Havana Bikes.

De paseo

Todos quisieran tener una bicicleta “de paseo”, diseñadas para garantizar la movilidad y comodidad en los desplazamientos. Normalmente los cubanos las piden a sus familiares en el exterior y su costo es elevado para el bolsillo medio.

gg-foto / Shutterstock.com

Se dice que las bicicletas son el segundo medio de trasporte urbano más utilizado en el mundo, son económicas, contribuyen a la ecología del planeta y a estilos de vida saludables. Pero sucede que el cubano ha echado mano a este medio de transporte no estrictamente por estas bondades, sino más bien por necesidad.

En la Isla proliferan hoy día variantes de estos ciclos, que van desde el “chivo”, el “bicitaxi” y los “rikimbilis”. También han fomentado la creación de parqueadores, poncheros, vendedores de granizado, de frutas y mecánicos, todos contentos con la aparición de las “bicis”, otro integrante familiar de los cubanos.

Lena Wurm / Shutterstock.com

- Publicidad -

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Translate »