5 cosas que hace el cubano cuando cocina

Foto: Renato Lorini /Flickr
0 133

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

- Publicidad -

Que no me toquen la puerta que el negro está cocinando”, así como dice la letra de esta canción de la orquesta cubana Van Van, nos pasa a los cubanos.

Cocinar se convierte en todo un ritual que lleva creatividad, invención y todo tipo de cosas. Para hacerlo muchas veces no necesitamos tener la mejor materia prima o instrumentos, sino esa picardía que nos caracteriza.

Te amo Cuba les enseña 5 cosas que hace el cubano cuando cocina:

Música para los oídos

Para comenzar cualquier labor hogareña la música es imprescindible para ponerle alegría al asunto. En este caso no tiene que ser solo música puede ser la radio o utilizar el televisor en función de entretenimiento auditivo.

Conversar con el vecino o vecina

Es común que a la hora de entrar en la cocina aparezca algún vecino atraído por el rico olor que desprenden tus preparados. Allí comienza una conversación que puede parar en que se te queme el platillo o termines brindándole un poquito para que pruebe.

Chrispictures / Shutterstock.com

Hablar por teléfono

No es nada raro encontrar a un cubiche cocinando y a la vez pegado al teléfono. Este aparatico de comunicación es un entretenimiento de los mejores aun sin WI-FI y con solo un par de teclitas cuadradas. ¡La cantidad de chisme que se riegan por esa vía! Por eso a veces son los propios vecinos quienes gritan por la ventana: “Josefaaaaa, ¡se te queman los frijoles!” Y ahí mismo se arma el corre corre.

- Publicidad -

Ver el “paquete”

Como ver los programas extranjeros a través del “paquete” es algo ya habitual para el isleño, entre col y col vamos viendo “Decisiones”, “Caso Cerrado” o cualquier otra cosa que haga menos aburrido el hecho de esperar a que esté la comida terminada.

nesrin ozdemir / Shutterstock.com

Olvidar que estás cocinando

Fácilmente sucede que llega fulanita anunciando que le trajeron “trapo y pacotilla” −ropa y mercancía extranjera para vender− a la de la esquina y el cubano sale corriendo a ver que se lleva para pagar a plazos. Pero en esa aventura se olvida de la cocina y la madre de los tomates. Posiblemente regrese y todo esté quemado, o no haya verificado la posición de la palanquita de la olla arrocera y el producto nunca se haya cocinado.

Emanuele Santangelo / Shutterstock.com

La verdad es que nuestra sazón es única, pero ese proceso de cocinar lleva consigo un montón de situaciones y cosas increíbles a veces hasta para nosotros mismos. Pero no te asustes, que nuestra comida es deliciosa aun con todas esas locuras.

Video relacionado:

- Publicidad -

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Translate »