14 nombres propios que utilizan los cubanos para decir algo

gg-foto / Shutterstock.com
1 411

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

- Publicidad -

En materia de cultura oral los cubanos tienen sus cosas raras como ya hemos tratado en otros artículos. A todo le ponemos cierta dosis de humor y picardía. Palabras extrañas, frases, dicharachos, sonidos onomatopéyicos…en fin un sinnúmero de códigos que no muchos entienden.

Ese conjunto multicolor de expresiones hace de nuestro vocabulario algo único e irrepetible. De igual forma sucede con los nombres propios o de persona. Los cubaniches los utilizamos a menudo para significar cosas o situaciones, siempre cargados de doble sentido y chispa. Te amo Cuba les deja algunos ejemplos.

Lalo:

Este nombre se utiliza para decir que alguien está loca sin mencionar la palabra de manera explícita. Ej. “¿Qué sabes de Lalo?”, para preguntar por ese miembro del círculo de amigos con tendencia a la locura.

Manuela:

El caso presente implica la autosatisfacción íntima masculina o femenina también.

Soledad:

Aunque este nombre no es muy común en la actualidad, en Cuba se sigue empleando para denominar a la novia declarada de los solterones de cualquier edad.

Yoni:

Típico de la era de las “Y” en la isla. Yoni se completa con las frases, “Yoni me lo quito”, “Yoni” sé y otras que generalmente se aplican a prendas de vestir y chismes.

Lázara (pastroza):

Para denominar a gente mal vestida y sucia.

Elena (no/a):

Se les apoda a personas de baja estatura. Ej. “Yo estaba en casa de Elena” no haciendo referencia a una mujer llamada así, sino a alguien cuyo tamaño es reducido.

Elvis (co):

Los cubanos han bautizado así a las personas bizcas o de ojos extraviados cuando quieren hablar en clave.

- Publicidad -

Elvira:

Es la palabra del antillano cuando te presta algo y espera que lo devuelvas pronto. Ej. “se llama Elvira” o sea, “me lo devuelves ya”.

Gustavo:

Cuando un oriundo de la isla te dice que “esto es por Gustavo”, está significando que la cosa no vale la pena, que es por gusto o sin razón.

Diego Velázquez:

Hace referencia al número diez en cualquier acepción, dinero, día del mes etc.

Encarnación:

Típico de la situación en que alguien la tiene tomada contigo, o concentra todas sus energías en molestarte. Ej. “suéltame que me llamo Leticia, no Encarnación”.

Ramón:

Como a los Ramón se le apoda Mongo, en ocasiones solemos utilizarlo para expresar que alguien es tonto o medio entretenido.

Gilberto:

Si te dicen este nombre en aumentativo “Gilbertón”, te están queriendo decir, bobo, o ingenuo, con problemas para entender o hacer algo.

Lisandro:

Los cubanos esperamos no estar nunca en una frase ligada con este nombre, porque determina que estás sin un peso, en banca rota. Ej. “estoy Lisandro”, o sea con los bolsillos lisos.

Como ven, es amplia la gama de nombres propios utilizados por nuestros coterráneos para decir cosas. Si conoces otros déjalos por aquí en comentarios.

- Publicidad -

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Translate »