10 cosas que a diario hace el cubano de a pie

Marija Vujosevic / Shutterstock.com
0 716

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

- Publicidad -

La pregunta del millón: ¿Por qué se les dice cubano de a pie?

Es que la calle es la senda diaria de su vida, y por eso no hay quien les haga cuentos. Te amo Cuba detalla las cosas que se hacen en la cotidianidad de la isla mayor del Caribe.

Colar Café

Puede compararse a la ceremonia japonesa del té. Sí, hay miles que no lo beben, pero en cambio, millones hacen del nuevo día un motivo excelente para disfrutar una buena taza de café. Es mucho más especial si se bebe en compañía.

Shutterstock.com

Escuchar el escándalo matutino del vecino más cercano

No es que el cubano de a pie se meta donde no debe… bueno un poco, pero en este caso es accidental. La vecina se levanta “enfurecida” y descarga toda su ira. Así, como quien no quiere las cosas, lo que se escucha “pared con pared”, permite atar cabos y actualizarse de los conflictos del entorno.

Matyas Rehak / Shutterstock.com

Ir al mercado

Aseguran que las 5 cosas que más se compran en esos espacios cubanísimos son: frijoles, arroz, ensaladas, especias y carne de cerdo.

Chrispictures / Shutterstock.com

Pasar por la shopping aunque sea “a mirar y ya”

Es como un imán. Entrar a la shopping aunque sea a mirar y ya, es costumbre adquirida. El cubano de a pie compara precios, pide zapatos de su talla, mira las estanterías de aceites y revisa cuatro o cinco prendas de vestir. ¿Comprar algo?, no, para nada.

glen photo / Shutterstock.com

Ir al consultorio médico

Es un destino clásico para el cubano del día a día. El consultorio médico recibe a los que se obsesionan con la salud y a los que no. Lo más demandado es: chequearse la presión arterial, inyectarse o vacunarse, que lógicamente no es lo mismo, y lo más afamado… “pedir recetas médicas de todo tipo”.

Granma

Visitar algún familiar enfermo

- Publicidad -

En “solidaridad y auxilio” nadie gana al de la isla mayor del Caribe. Ante una enfermedad familiar solo hay que echar en la cartera dos malangas, un “puñado de arroz” y un muslo de pollo. De inmediato el doliente goza de una sopa que “levanta hasta el más enfermo

Foto: Thomas Münter

Conversar algunos minutos con los vecinos

El cubano de a pie no resiste vivir aislado. Unos minutos del día para socializar son muy necesario a fin de saberlo todo, o casi todo. Entre susurros se comentan los últimos acontecimientos, si, los más candentes, como por ejemplo el escándalo acontecido en la mañana.

nesrin ozdemir / Shutterstock.com

Leer alguno de los periódicos nacionales

Se lee cualquiera… sea el Granma, el Trabajadores o el Juventud Rebelde. Los periódicos reciben una lectura con mucho interés, o por el contrario solo se hojean las páginas buscando lo más relevante.

BobNoah / Shutterstock.com

Pan, bodega y carnicería

Es sin duda alguna la ruta más cubana que se hace a pie. Se trata de un recorrido rápido, o a veces demorado, en dependencia de lo que se deba comprar o de las colas. Pasar por estos establecimientos es casi una “obligación nacional”.

Shutterstock.com

Ver la telenovela

El cubano de a pie descansa después de un día de ajetreos. Frente al televisor a quien le corresponde “caminar” es a la mente. El espacio humorístico y la novela brasileña “inyectan” pasiones, energías y sueños, o sea, el combustible necesario para “ir a pie por la vida al día siguiente”.

nesrin ozdemir / Shutterstock.com

Y así es la vida del cubano de a pie, sin olvidar que al otro día será lo mismo, peinando estos 10 puntos.

Video relacionado:

- Publicidad -

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Translate »