10 años sin ver a mi mamá: La historia de Yainy

Shutterstock.com
0 233

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

- Publicidad -

Yainy es una chica que siempre se sintió afortunada. Tenía una abuela que no la dejaba sentirse menos. La mimaba en todo y a la par le forjaba carácter para enfrentar la vida.

Y vaya que tuvo que enfrentarla desde pequeña. Tenía solo cuatro años cuando sus padres se fueron en una lacha destino Miami y cuyo regreso no se avizoraba pronto.

Un buen día le llegaron con la idea a Lourdes, la abuela de Yainy, y le pidieron que cuidara de la nena por al menos un año porque no quería arriesgarla en la travesía.

Así lo hicieron, por suerte el trayecto fue peligroso pero llegaron a salvo a costa americana. Enseguida se instalaron con unos primos lejanos hasta que consiguieron trabajo y pudieron mudarse solos.

Pero la pareja no aguantó la presión de la niña lejos y la vida diaria. Los problemas comenzaron a aumentar, subieron de tono las discusiones hasta que los sueños de familia unida se desbarataron por completo.

Ambos encontraron pareja pronto y tuvieron nuevos hijos. Entre una cosa y otra no habían podido regresar de vacaciones a Cuba y su hija seguía creciendo sin padres.

Pasaron 6 años de solo correos, llamadas, fotos. A Yainy se le hacía borrosa de vez en cuando la imagen de aquellos que le dieron vida, porque en cierto modo desaparecieron demasiado tiempo.

- Publicidad -

Los dos le mandaban regalos y dinero para que no pasaran necesidad ni ella ni Lourdes, pero ella quería más. En la escuela la mayoría llevaba a sus padres a las reuniones y actividades escolares y ella solo tenía a su “abue” hermosa.

Aun así sentía que sus padres la habían abandonado, no conocía a sus hermanos, más que por video-llamada en las que casi ni entendía lo que decían.

Luego de 10 años llegó el momento de decidir si se unía por fin con sus padres en Miami. Pero entonces a su mente acudieron la soledad y tristeza que la embargaron por años, y no quiso condenar a su viejita linda a eso. Si Lourdes no iba con ella, Yainy no viajaría.

En efecto, tiempo después su padres visitarían Cuba por separado cada cual con su nueva familia. La chica de 14 años no se sentía pertenecer a ninguna de las dos, pero igual se integró y disfrutó de la compañía de ambos.

Por supuesto ellos volvieron a su vida y Yainy quedó con Lourdes, la familia que de siempre había conocido. Tal vez en el futuro aquella niña de 4 años  hoy una adolescente, vuelva estar todo el tiempo con sus padres, pero hoy decidió quedarse en Cuba.

*Los personajes y hechos relatados en esta historia son resultado de una obra literaria del autor. Cualquier parecido con personas verdaderas, o con hechos reales es pura coincidencia.

- Publicidad -

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Translate »